Después de quitar toneladas de tornillos, algunos justo detrás del cristal trasero y algunos junto al tapón para llenar de combustible, el equipo quitó el panel, lo cual era necesario para acceder a la ubicación donde se llena el fluido hidráulico (con el circuito de transmisión de fluido) y también una de las botellas de refrigerante, que el equipo quería inspeccionar.
Mientras trabajaban en el automóvil, Houston y su equipo decidieron realizar un cambio de aceite, lo que obligó a retirar dieciséis tapones de drenaje. ¡Dieciséis! Lo bueno, es que el proceso de reemplazo del filtro de aceite parecía bastante estándar. Simplemente desatorníllalo, quita el filtro, coloca uno nuevo junto con un nuevo sello de junta tórica, y listo.
Uno de los técnicos, Jesse, me dijo por teléfono que hacer solo el cambio de aceite no necesariamente habría requerido quitar la cubierta del motor, aunque sí dijo que un técnico oficial de Bugatti pasaría por ese arduo proceso solo para inspeccionar el motor.