La modificación más extrema del pene la realizan estos aborígenes del hemisferio sur al llegar a la pubertad

En la isla de Wogeo, Nueva Guinea, las mujeres tienen un poder mortal sobre los hombres: el simple toque de una mujer puede acabar con un miembro masculino. ¿Cómo? Simplemente “rozando” la comida del hombre cuando la mujer está menstruando. Quizás por ello se pueda entender cómo esta tribu es capaz de practicar la subincisión del pene.
En Wogeo los hombres culpan a las mujeres por todos sus problemas, y viceversa. Ellos las ven a ellas como la fuente de todo mal, y ellas se burlan de los hombres y su pretendida importancia.
Sin embargo, el problema que reconocen podría expresarse como un “no puedes vivir con ello/as, pero tampoco sin ello/as”; los niños necesitan alimentarse de su madre, los esposos y las esposas dependen económicamente el uno del otro, y luego existe el deseo de tener relaciones sexuales.
De esta controversia surge parte de sus creencias. Necesitan una limpieza de esta “contaminación” constante, limpieza y pureza que las mujeres obtienen al menstruar: la menstruación purifica a uno de la contaminación del otro sexo. Sí, menstruar es fácil para las mujeres, pero para los hombres es otro cantar: ellos deben desollar periódicamente parte de sus penes para llevar a cabo algo parecido a una menstruación artificial. ¿Qué?
La técnica de la menstruación masculina es la siguiente. Primero, el hombre atrapa un cangrejo y le quita una de sus garras. Durante ese día permanece en ayunas, no come nada. Luego, a última hora de la tarde, el hombre debe acudir a una playa solitaria, y mantenerse en la orilla hasta que el agua le llega hasta las rodillas. Allí debe separar las piernas e inducir una erección.
Cuando está listo, empuja hacia atrás el prepucio y debe cortar el glande, pero sobre todo no debe permitir que la sangre caiga sobre sus dedos o piernas. Después de envolver el pene en hojas, el hombre regresa al pueblo. Las relaciones sexuales están prohibidas hasta la próxima luna nueva.
Durante la menstruación, una persona entra en estado de rekarek, una forma de reclusión ritual. Hay pequeñas diferencias en la forma en que los hombres y las mujeres se mantienen en este trance. En cualquier caso, tanto el hombre como la mujer pueden matar a otra persona por su propio contacto durante la rekarek. 


En realidad, lo que la tribu de Wogeo practica en los hombres es una clase de subincisión del pene, una forma de modificación corporal que consiste en realizar una uretrotomía salvaje, una donde se abre la cara inferior del pene, desde la abertura de la uretra hacia la base (la hendidura puede ser de diferentes longitudes).
La subincisión se realiza tradicionalmente en todo el mundo, especialmente en Australia, pero también en África, América del Sur y en algunas culturas polinesias y melanesias del Pacífico, a menudo como un ritual de mayoría de edad.
Por cierto, en algunas culturas indígenas del Amazonas también practican la subincisión. Se dice que se las realizan ellos mismos a la edad de siete a diez años. En Samoa, la subincisión del prepucio, la piel localizada a lo largo de la punta del pene, se realiza ritualmente en hombres jóvenes, al igual que en Hawai, donde se informa que la subincisión del prepucio se realiza incluso en críos de seis o siete años. [WikipediaThe Island of Menstruating Men: Religion in Wogeo, New Guinea]
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario