Mitos y realidades sobre el vitiligio

El  vitiligo, es definido por la especialista en dermatología cosmética, antienvejecimiento y láser, Michelle Herrera de Medical Laser Center, como una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición progresiva de áreas de piel sin pigmento, a consecuencias de la destrucción de las células que producen melanina (pigmento que da el tono a la dermis y a su vez se encarga de proteger la piel sobre las radiaciones solares).
El vitiligo es una de las patologías que la ciencia médica aún no determina su causa… Según la dermatóloga Emma Guzmán del Instituto de Cirugía Especializada, una de las teorías más aceptadas en la actualidad, es que se trata de un problema del sistema inmune del organismo, por el que reaccionan contras las células pigmentarias del cuerpo. “Por otro lado, puede haber un componente genético que produzca la enfermedad, cosa que no está demostrada aún, así como también se da el caso de trastornos en las defensas del organismo, alto grado de estrés, etc.”, agregó. 
Aunque el vitiligo puede afectar a cualquier edad, de su lado, la doctora Herrera apunta que suele aparecer en etapas tempranas de la vida, siendo más frecuente entre la infancia y la adolescencia, señalando que, en sentido general, lo común es antes de los 20 años.
Esta condición puede presentarse de formas muy diversas. Según la doctora Guzmán, este depende del lugar en donde se encuentren las manchas: localizado (una o pocas manchas en una región concreta); acrofacial (se manifiesta en la zona distal de los dedos y los orificios de la cara); acral (se limita solo a las manos y pies) y generalizado (es el más frecuente, y se da en cara, cuello, superficies extensoras, manos, muñecas, piernas, axilas, etc.). “En casos más raros puede darse en los genitales, pero sucede”, apuntó. 
Algunas personas por falta de conocimiento, han pensado incluso que el vitiligo es una especie de “cáncer de piel”, lo cual es totalmente falso. A propósito de esto, la doctora Herrera señala un estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of American Academy of Dermatology, donde se confirma que los pacientes con vitiligo poseen una actividad antitirosinasa (la tirosina es la enzima encargada de la formación de melanina) tan potente que protege la piel ante cualquier riesgo de desarrollar un melanoma (es el tipo más grave de cáncer de piel).
TRATAMIENTOS DERMATOLÓGICOS
La doctora Michelle Herrera establece que actualmente no existe una cura definitiva para esta enfermedad, pero lo más comúnmente utilizado por quienes lo padecen, son cremas tópicas de corticosteroides, como la betametasona, clobetasol o inhibidores de la calcineurina, lo que logra resultados entre un 42 a 65% de mejora. En el caso de los niños, estos tienen respuestas favorables, nueve veces más que los adultos. “Aunque también, por otro lado, con el trasplante de melanocitos con el método Recell (micro injertos, trasplantes de epidermis), se logra un porcentaje de repigmentación más alto”, afirmó Herrera. En cambio, aparte de estos, la dermatóloga Emma Guzmán hace mención de la llamada fototerapia, una de las más famosas actualmente.
Respecto al uso del protector solar, en pacientes con vitiligo, estos deben incrementar su uso. De acuerdo a lo que Guzmán plantea, usar filtro solar, ayuda a no empeorar la situación, ya que de por sí, la zona afectada no tiene la barrera natural de pigmentos, por lo que ya es bien sabido, el daño que provocan los rayos ultravioletas.
En cuanto a la alimentación, Herrera explica es necesario una dieta equilibrada, con una carga mayor, en especial de vitamina A, B12, ácido fólico, vitamina B5, zinc, mangnesio y vitamina C. Además reducir actividades relacionadas al estrés oxidativo, como el humo del tabaco, consumo de alcohol, drogas y contaminación ambiental.
AYUDA PSICOLÓGICA
La parte psicológica, en todo proceso de enfermedad es ideal trabajarla. Según la psicoterapeuta Miguelina Justo, del Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel Dr. Huberto Bogaert Díaz, la mayoría de pacientes con vitiligo, busca entender el diagnóstico. “En nuestra consulta, algunas de las preguntas que intentamos responder son: ¿En qué consiste la enfermedad? ¿Se cura? ¿Afecta a otros órganos? ¿Se puede tener una vida normal? Otros, sin embargo, necesitarán apoyo para lidiar con la enfermedad y con el tratamiento”, agregó. 
Justo, explica que una persona con vitiligo necesitará iniciar un proceso psicoterapéutico si presenta síntomas de irritabilidad, aislamiento, sentimientos de desesperanza o de inutilidad, visión negativa de sí y del futuro, entre otros. “Algunos no saben cómo manejar la insana curiosidad de la gente que les rodea… Al final, no se trata de minimizar el problema o negarlo, se trata de reconocerlo y acompañar a esta persona para que pueda aceptar la condición y lo que esta ha hecho en su cuerpo”, indicó.
COMUNIDAD VITILIGO
En nuestro proceso de investigación, respecto al tema del vitiligo, nos enteramos de que existe una comunidad activa, ideada para concientizar y educar sobre esta condición y así apoyar a quienes la padecen. 
La iniciativa de formar la Comunidad Vitiligo, fue idea de la misma psicóloga Miguelina Justo, quien en el año 2016 convocó un grupo de personas con vitiligo, con la finalidad de hacer conciencia sobre el mismo, pero a través del arte, recibiendo apoyo de la escritora e historiadora Graciela Azcárate- quien prestó su casa para los fines- y de la artista plástica Mercedes– Mechy- Tejada, quien puso a disposición su talento para crear una composición visual sobre las manchas de vitiligo, usando pintura. “El encuentro fue tan gratificante para los participantes, que se planteó la idea de hacerlo de forma periódica. Desde entonces, nos hemos reunidos por lo menos, cuatro veces al año”, afirmó Justo.
La comunidad la conforman personas que padecen de vitiligo y otras que no. De las que no, algunos son familiares, los cuales entran al grupo con tal de apoyar a los suyos y de ese modo, incluso, ver cómo llevar el mensaje a otros espacios. 
Conversamos con tres integrantes de la comunidad que sufren de esta condición. Cada uno nos narra, desde su experiencia, todo lo vivido al padecer vitiligo. 
Una de ellas, es María del Carmen Cortines, 24 años de edad, estudiante de cinematografía. La primera mancha de vitiligo le inició alrededor de los 3 o 4 años y fue un puntito pequeño en la espalda. “En mi caso, surgió producto de un trauma psicológico a causa de un accidente que sufrí cuando tenía un año y medio. Me caí de un tercer piso, duré tres días en cuidados intensivos, al principio no reconocía a mis padres, fue todo un proceso de terapias físicas y psicológicas. Incluso no solo le tengo miedo a las alturas, sino que a veces se me dificulta pronunciar algunas palabras”, confesó.
A los 5 años, comenzaron a salir otras manchas en el cuerpo de María, quien afirma solo de adolescente, sintió discriminación. “Recuerdo cuando estaba en 8vo. grado, unas niñas se me acercaron y me preguntaron qué tipo de enfermedad tenía, cuando les expliqué, me gritaron que me apartara, que no me acercara, ya que no querían las contagiara”, dijo.
Si deseas pertenecer a la Comunidad Vitiligo o conoces a alguien que esté interesado, puedes seguirles en las redes sociales como @ComunidadVitiligo o comunicarte al
(829) 808-6060.Cortines ha utilizado diversos tratamientos tópicos, uno de ellos al igual que Infante, ha sido la Melagenina Plus y ha tenido el mismo resultado. María, quien siempre ha recibido el apoyo de su familia, quienes le han enseñado a mostrarse tal cual es, está analizando la idea de someterse al tratamiento de la fototerapia.  
Eudis Gómez, 43 años, fotógrafa. A la edad de 17 años es cuando descubre las manchas que le habían comenzado a salir. Cuatro años más tarde, las manchas fueron creciendo. “Nunca fui al médico, emocionalmente nunca me afectó porque mi papa lo padece y crecí viendo que para mí eso era algo ‘normal’. Tomé la decisión de no llevar ningún tratamiento, más que el uso del filtro solar”, apuntó. Gómez dice nunca haber sufrido discriminación a raíz del vitiligo, sin embargo, una de sus hijas (9 años), quien también lo padece, sí le ha tocado. “Algunos amigos en la escuela se burlan de ella, pero he tratado de explicarle sobre esta condición e, incluso, a esos niños que se han burlado, los profesores del centro educativo le han asignado investigar sobre el tema y exponer lo investigado a sus demás compañeros, como forma de crear conciencia sobre el mismo”, afirmó.
AURA INFANTE, DE 26 AÑOS DE EDAD, GRADUADA DE ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS.
A la edad de 20 años le empezó a salir el brote de vitiligo. Sus manchas solo se encuentran en el rostro y parte del cuello. Aunque su abuela lo padeció, Infante lo adjudica más a fuertes momentos de estrés, vividos hace seis años. “Trabajaba, estaba terminando mi carrera universitaria, en proceso de tesis y tenía una relación sentimental que no me ayudaba para nada”, comentó.
Para Aura, el buscar ayuda fue frustrante, al principio, pensaba era el famoso “paño”, pero en su búsqueda, visitó alrededor de seis dermatólogos y más que salir con esperanzas de encontrar una cura, salía devastada. “Algunos me decían que eso no tenía cura, que no podía mejorar, otros que era cáncer de piel… Todo lo que recibía era negativo”, exclamó. 
Expresiones como “Eres dálmata”, “Te cayó cloro en la cara”, eran solo algunas de las cosas que algunos infantes, inocentemente le decían. “Aunque eran niños, no puedo negar que esos comentarios me trabajaban en la mente. Yo de hecho usaba mucho maquillaje para disimular, pero decidí apoderarme de la situación, empecé a aceptarlo, mi autoestima empezó a subir e incluso sentí cómo las manchas fueron disminuyendo”, dijo. 
Infante, probó muchas cremas, dentro de las cuales citó Dermovate, Avitil, Melagenina Plus, siendo esta última, una de las que más resultado le dio, puesto que las manchas se desaparecieron en su totalidad, pero luego de un tiempo en que dejó de usarlo, regresaron.  “Fui a Cuba, al Centro de Histoterapia Placentaria, de donde justamente proviene la Melagenina Plus, me hicieron varios estudios, pero al final, de la forma en que mis manchas han empezado a mejorar, ha sido gracias al micro injerto de piel, al que decidí someterme, de la mano de la dermatólogo Lidia González, en el Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel Dr. Huberto Bogaert Díaz. 
Como ha estado evolucionando el proceso en un mes estaré completamente sana”, expresó.
Si deseas pertenecer a la Comunidad Vitiligo o conoces a alguien que esté interesado, puedes seguirles en las redes sociales como @ComunidadVitiligo o comunicarte al
(829) 808-6060.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario