Jordi El Niño Polla, por cierto, se tomó todo esto con sentido del humor.