Para Android, todo los pasos se necesitan realizar en el dispositivo. Perderás todos tus datos así que solamente debes hacer un reset si tienes tus datos respaldados en otro lugar (o si no te importa perderlos). También necesitarás tus credenciales de Google para cuando el dispositivo se reinicia.
Cuando tu móvil esté apagado, presiona y mantén sostenido el botón de bajar el volumen, luego haz lo mismo con el botón de inicio hasta que aparezco un robot en la pantalla. Utiliza los botones de volumen para navegar por las opciones hasta que llegues al Modo de recuperación, luego presiona el botón de inicio. Si ves un mensaje de “Sin comandos”, presiona y mantén sostenido el botón de bajar el volumen, luego presiona el botón de inicio. Después, utiliza los botones de volumen para seleccionar la opción de borrar datos/restablecer el dispositivo de fábrica y presiona el botón de inicio para confirmar tu selección. Comienza el reset y tu móvil volverá a como estaba cuando salió de la fábrica.
Este proceso varía un poco entre móviles. En un Galaxy S9, por ejemplo, necesitas presionar y sostener el botón de subir el volumen y el botón Bixby, luego presionar y soltar el botón de inicio para llegar al menú de recuperación. Cuando ves una pantalla de sistema Android, tendrán la misma apariencia sin importar el modelo de tu dispositivo.
Y si estos esfuerzos fallan y parece que la energía al dispositivo no es el problema (puedes ver que se está cargando tu móvil o ves un símbolo en la pantalla), es hora de llevar tu móvil a tu tienda de reparación favorita para que lo miren. Algo en tu móvil posiblemente haya fallado o se haya descolocado.