Qué es la constipación del viajero y qué hacer para prevenirla

Cuando planeamos un viaje muchos nos aseguramos de empacar alcohol en gel y agua mineral y evitamos a toda costa beber el agua de la canilla del lugar al que vamos.
Algunos incluso se rehúsan a aceptar hielo, por si también está hecho con agua del grifo.
Todo esto lo hacemos para evitar uno de los principales males de viajar: la diarrea.
Sin embargo, son pocos los que toman medidas para evitar otro malestar digestivo que es la cara opuesta de este problema y que también suele afectar a quien está lejos de su casa: la constipación.
Si tu mismo sufriste este problema en carne propia durante un viaje no estás solo.
Una encuesta realizada a más de mil estadounidenses por la empresa de investigación de mercados Allium Research and Analytics reveló que el 48% había sufrido de estreñimiento durante un viaje.

Las causas

Parte del motivo por el cual pocos tomamos medidas preventivas es que desconocemos el origen del problema.
Por ejemplo, ¿sabías que tu intestino es un animal de costumbre?




Intestino delgado y gruesoDerechos de autor de la imagen
Image captionA tus tripas no le gustan los cambios.

Nuestras tripas suelen acostumbrarse a cierta rutina y cuando esa rutina cambia muchas veces no les gusta.
Desde el momento en que te levantas más temprano de lo habitual para hacer un viaje, ya estás alterando esa rutina.
Si además en tu trayecto cambias de zonas horarias, ¡eso realmente puede generar un caos en tu interior!
Otro de los problemas de viajar es la falta de movilidad. Ya sea que te transportes en auto, bus o avión, vas a tener que pasar un tiempo quieto.
Eso tampoco cae bien al intestino, que requiere que el cuerpo se mueva para funcionar bien.
Por eso quienes lo tienen peor son los que hacen trayectos largos, de muchas horas y con pocas posibilidades de levantarse a caminar.

Pudor y asco

Otro problema frecuente es la dificultad que enfrentamos muchos a la hora de "inspirarnos" en un baño que no es el nuestro.
Especialmente si ese baño es público, como ocurre tantas veces cuando estamos de viaje.




Baño de aviónDerechos de autor de la imagen
Image captionPara algunas personas los baños de los aviones son una pesadilla.

La falta de higiene, los espacios pequeños, el mal olor, la presencia de otras personas... todo es un desafío para nuestro animal de costumbre interno.
Pero incluso si llegamos al hotel y este tiene el baño más precioso del mundo, hay quienes ni así pueden desahogarse.
El problema se agudiza si viajamos con otras personas y nos avergüenza que puedan oírnos (o peor: ¡olernos!).

Cambios de dieta

A todo esto hay que agregarle, por supuesto, los cambios en la dieta que suelen ocurrir cuando viajamos.
Después de todo uno de los grandes placeres de viajar es probar la cocina de otros lados.
Pero aquí, una vez más, entra en juego aquello de la costumbre: mientras que nuestro paladar se deleita con esos platos exóticos, nuestras tripas arman un piquete.
Y ni hablar si eso que consumimos es bajo en fibras, el aliado alimenticio de la buena digestión.
Otro pecado es no hidratarse lo suficiente, otro ingrediente clave para evitar el estreñimiento.




Mujer bebe agua durante un vueloDerechos de autor de la imagen
Image captionMantenerse hidratado es clave para evitar la constipación.

Consejos

La buena noticia es que hay algunas cosas que podemos hacer para prevenir la constipación del viajero.
Aquí te resumimos los principales tips de los expertos:

1. Trata de reproducir tu rutina

"Cuando estés de vacaciones adopta el hábito de sentarte sobre el inodoro a la misma hora que lo haces en tu casa", aconseja el gastroenterólogo Robynne Chutkan en una nota de The Daily Mail.

2. Cuando tienes que ir, ve

Chutkan también advierte que es malo aguantar las ganas de ir al baño porque le estás diciendo a tu intestino que tiene que retener, en vez de soltar.
"Lo que ocurre es que cuando quieres ir, más tarde, tus tripas te dicen: 'cuando yo estaba listo me dijiste que no así que ahora aguantaré'".

3. Trata de no estresarte

¿Alguna vez se te hizo un nudo en el estómago porque estabas llegando tarde a un vuelo o te olvidaste de empacar algo?
Esa sensación no es casual. Aunque muchos no lo saben, nuestro intestino contiene millones de neuronas, por eso los expertos lo llaman "el segundo cerebro".
Y son estas neuronas las que reaccionan cuando estás estresado.
"La ansiedad puede afectar el funcionamiento de nuestro 'segundo cerebro'", explicó en la revista The Atlantic la microbióloga Elizabeth Bik, de la Universidad de Stanford.
Por eso lo mejor es planear todo con tiempo y evitar los sobresaltos.




La conexión neuronal entre el intestino y el cerebroDerechos de autor de la imagen
Image captionTu "segundo cerebro" en tu estómago deja de funcionar bien si estás estresado así que disfruta de tus vacaciones y ¡relájate!

4. Come fibra y toma agua

Si estabas acostumbrado a desayunar un bowl de cereales todos los días y de pronto lo cambias por un desayuno continental, en algún momento seguramente sientas la ausencia de fibras.
Lo mismo si te la pasas degustando pasta, pizza y comidas ricas en grasas.
El consejo es simple: de vez en cuando pide una ensalada o come alguna fruta o verdura, que son ricas en fibras.
Y ¡no te olvides de hidratarte! En especial si estás en un vuelo de larga distancia o si bebes más alcohol de lo habitual.

5. Muévete

"Recuerda que el movimiento promueve la defecación así que (si viajas larga distancia) reserva un asiento del lado del pasillo y haz varias caminatas una vez que llegues a tu destino", recomienda la revista australiana de viajes Escape.
Por sobre todo, lo más importante que destacan los expertos es que la constipación es más fácil de prevenir que de curar así que recuerda estos consejos y en tu próximo viaje ¡mantente proactivo!


Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario