El teclado cambia para dejarnos escribir una clave con letras y números. Introducir letras no hace que averiguar la contraseña mediante la fuerza bruta sea imposible, pero el tiempo necesario para ello puede ser prohibitivo. Ningún hacker va a tener la paciencia de tener un dispositivo funcionando años para averiguar una contraseña. [MalwareBytes Labs vía Motherboard]