El mecanismo, la serie sobre el mayor escándalo de corrupción de Brasil llega a Netflix

Los bribones de la peor corruptela de Latinoamérica, que movió más de 9500 millones de dólares, se valían de prostitutas para transportar, adherido a sus cuerpos, el dinero con el que múltiples empresas, en especial Odebrecht, sobornaban a los políticos a cambio de contratos estatales.
Cambiaban sus celulares cada semana, siempre pagaban con efectivo, derrochaban en alcohol y sexo y no dejaban rastro. Todo eso y más se destapa en El mecanismo, serie dirigida por el laureado José Padilha, la primera serie que Netflix produce en Brasil y que debuta este 23 de marzo.
Basados en la investigación judicial que develó la trama, los ocho episodios son protagonizados por un grupo de policías de ficción, entre los que se destaca Marco Ruffo, cuya obsesión con la descomposición de la política agrava su trastorno bipolar y se suicida. Sus pistas son correctas y su colega, la agente Verena Cardoni, las reanuda y persevera durante diez años hasta que logra incriminar a Roberto Ibrahim, clave en el entuerto.
El personaje se inspira en Alberto Youssef, de un grupo de cambistas del mercado negro de divisas que, como lo recrea El mecanismoblanqueaba millonadas de los delitos desde su sórdida oficina, ubicada arriba de un lava jato (lavadero de carros a presión), de lo cual tomó su nombre el proceso.
Como pasó en la realidad, Ibrahim trabaja en connivencia con João Pedro Rangel, alter ego de Paulo Roberto Costa, director de Petrobras, joya de la corona del Estado brasileño, que aquí aparece como Petrobrasil. También es verídico el momento en que Ibrahim le regala a Rangel un carísimo Range Rover Evoque con los fondos de la trampa, pero comete el error de poner la factura a nombre del ejecutivo y ello le permite a Verena ejecutar las primeras de cientos de detenciones que sorprenderán al continente. Claro está, el drama expone el papel en la Operación Lava Jato del millonario Marcelo Odebrecht, quien aparece como Ricardo Brecht, hoy en la cárcel.
La serie tiene acción y suspenso y expone cómo la intriga pública afecta las vidas privadas de policías y bandidos. Ibrahim, por ejemplo, es perverso pero no carece de sentimientos paternales y eso lo lleva a hacer una llamada que lo delata. Verena, por su parte, pierde a su novio por seguir fiel a su misión. Porque, como lo anota Ruffo, “la corrupción es un cáncer y nadie que quiera combatirlo saldrá ileso”.

Policías y bandidos






Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario