El papa pide solución a la crisis de Venezuela y el fin de la guerra en Siria


CIUDAD DEL VATICANO. El papa Francisco pidió que el pueblo de Venezuela “encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime” y deseó que se “ponga fin inmediatamente al exterminio que se está llevando a cabo” con la guerra en Siria.
Francisco hizo estas consideraciones durante el mensaje de Pascual que leyó desde la logia central de la basílica de San Pedro del Vaticano, donde también impartió la bendición “Urbi et Orbi” (A la ciudad y al mundo), momentos después de presidir la misa del Domingo de Resurrección en la plaza de San Pedro del Vaticano.
“Suplicamos el fruto del consuelo para el pueblo venezolano, el cual (...) vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país, para que encuentre (...) la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”, dijo.
También se refirió a Siria, donde su población está “extenuada por la guerra que no tiene fin” y llamó a “todos los responsables políticos y militares, para que se ponga fin inmediatamente al exterminio que se está llevando a cabo (en Siria), se respete el derecho humanitario y se proceda a facilitar el acceso a las ayudas” que la población necesita “urgentemente” y el regreso de los desplazados.
Francisco lamentó las “injusticias y violencias” y cargó contra la “miseria y exclusión”, el “hambre”, la “falta trabajo”, el rechazo social hacia “los refugiados”, “las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo”.
Mencionó a la península coreana para confiar en que “las conversaciones en curso promuevan la armonía y la pacificación de la región” y solicitó a los responsables que “actúen con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y construir relaciones de confianza en el seno de la comunidad internacional”.
Deseó paz para “Tierra Santa, que en estos días está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos, para Yemen y para todo el Oriente Próximo”, y condenó el hambre, los conflictos y el terrorismo en África.
Previamente el papa presidió la misa del Domingo de Resurrección en la plaza vaticana y, al contrario que otros años, pronunció una homilía y lo hizo de manera espontánea, sin leer ningún discurso escrito.
Francisco habló de dos conceptos, la “sorpresa del anuncio” de Jesús resucitado y “la prisa” de la gente que acudió al sepulcro para comprobar efectivamente que ya no estaba y lanzó una pregunta a los asistentes: “¿Y yo, qué?”, para invitarles a reflexionar sobre cómo actúan en la vida, si corren hacia las sorpresas o permanecen inmóviles.
El papa pide solución a la crisis de Venezuela y el fin de la guerra en Siria

El colorido telón floral de la Plaza de San Pedro en Pascua

Miles flores y plantas de jardín conforman el colorido telón de fondo de la Misa celebrada por el Papa Francisco el Domingo de Pascua. Entrevista con el florista holandés Charles Lansdorp de la Fundación Felini, encargada de la organización
Ciudad del Vaticano
Como es tradicional, los floristas holandeses rinden homenaje al Papa y a la celebración de la Santa Pascua con la decoración floral de la Plaza de San Pedro. En efecto, 50.000 flores y plantas de jardín, han llegado directamente de Holanda, para crear un inmenso jardín florido. La posición de los árboles ha sido estudiada para no disturbar el desarrollo de la Misa Pontifical y para facilitar los enfoques televisivos de la solemnidad, seguida por millones de telespectadores de todo el mundo.

La orquídea Cymbidium, símbolo de la amistad y del amor puro

Este año, la protagonista es una orquídea verde llamada “Cymbidium”, explica para Vatican News el florista holandés Charles Lansdorp, encargado de las relaciones públicas de la Fundación Felini, responsable de la organización de las flores en la plaza de San Pedro. La “Cymbidium” es símbolo de la amistad y del amor puro. En la simbología cristiana, las manchas en los pétalos de la orquídea representan la sangre de Cristo.
Los mil ramos de esta particularmente resistente y durable orquídea serán acompañados por los clásicos tulipanes holandeses,  más de 20.000 – explica Landorf – además de lilium, rosas avalanche y delphinium color azul.

30 floristas holandeses para crear un jardín primaveral

Es el 32° año consecutivo que el sector floricultor holandés se ocupa de la decoración floral de la Plaza de San Pedro en ocasión de esta importante solemnidad. La preparación está en manos de un grupo de 30 floristas holandeses con la ayuda de algunos voluntarios – precisa Charles Lansdorp – que en poco más de dos días transforma la Plaza de San Pedro en un inmenso jardín primaveral.

Poner en comunicación las generaciones a través de las flores

Charles Landorf describe también una iniciativa especial de la cual es promotor desde 1998: la Fiesta de los Abuelos, que en Italia inició a celebrarse en el 2005, el 2 de octubre, en la conmemoración de los Ángeles Custodios. “Mi Fundación – afirma –  tiene como objetivo poner en comunicación las generaciones, abuelos y nietos,  enseñando a los niños a crear ramilletes de flores para regalar a los abuelos. “Es algo muy especial para nosotros” – asegura.

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario