Carlos Alvarado, el exministro escritor y rockero que será el próximo presidente de Costa Rica

Carlos derrotó a Fabricio en la batalla de los Alvarado, lo que significa que el próximo presidente de Costa Rica será el candidato del oficialista Partido de Acción Ciudadana (PAC).
Y aunque ambos candidatos comparten apellido y juventud, y los dos también pasaron por la misma facultad y empresa de comunicación para posteriormente dar el salto del periodismo a la política, distinguir entre el ganador de los comicios y el aspirante derrotado en realidad no es tan difícil como parece.
Para empezar, sus posturas frente al matrimonio igualitario, el tema que marcó la campaña, no podían ser más diametralmente opuestas.
Y al final, más del 60% de costarricenses decidió darle las riendas del país al exministro escritor que hizo campaña bajo el eslogan "Elijo el futuro", en lugar del cantante y líder evangélico que prometía defender los "valores tradicionales".
Con 38 años, Carlos Alvarado Quesada es además el más joven de los dos contrincantes.


La pasión por el rock del próximo presidente tico -que lo llevó a desempeñarse como vocalista del grupo de rock Dramatika durante sus años universitarios- sugiere que las diferencias también se extienden al plano musical, pues Fabricio Alvarado, de 44 años, es mejor conocido por sus grabaciones de música cristiana.




Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional (izquierda), y Carlos Alvarado, del oficialista Partido Acción Ciudadana.Derechos de autor de la imagen
Image captionFabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional (izquierda), y Carlos Alvarado, del oficialista Partido Acción Ciudadana, tienen una postura diametralmente opuesta sobre el matrimonio igualitario.

Como autor de tres novelas, y ganador del premio Joven Creación de la Editorial Costa Rica en 2006, el nuevo mandatario es, en cualquier caso, mejor conocido por su obra literaria.
Aunque fue su desempeño frente al ministerio del Trabajo en la administración saliente lo que le dio visibilidad a nivel nacional, si bien en un gobierno marcado por escándalos de corrupción como el llamado "cementazo".
¿Cómo es y de dónde viene el hombre que logró mantener al PAC en el poder después de haber recibido únicamente un 21,74% de votos en la primera vuelta?

"Trabajo duro y educación"

"Mis cuatro abuelos fueron personas trabajadoras. Francisco Alvarado fue electricista, Manuel Quesada fue carpintero, y mis abuelas Berta Induni y Noemi Alvarado, en roles tradicionales de aquella época, sacaron adelante hogares de 5 y 11 hijos respectivamente", cuenta el propio Alvarado en un perfil publicado en el portal Medium.
"A pesar de solo haber cursado la primaria, mis abuelos y abuelas les inculcaron el valor del trabajo duro, la honestidad y la importancia de la educación a mis padres (Alejandro y Adelia)", agrega en el mismo texto.


Carlos AlvaradoDerechos de autor de la imagen
Image captionAlvarado, quien se impuso con más del 60% de los votos, se enorgullece de provenir de una familia trabajadora.

Tal vez por eso Alvarado, quien nació en enero de 1980, cursó estudios en la escuela Anglo Americana y el colegio Saint Francis, dos instituciones consistentemente ubicadas entre los mejores colegios de Costa Rica.
El político luego se graduó de periodista en la Universidad de Costa Rica, donde también obtuvo un máster en Ciencias Políticas.
Y en 2008 obtuvo una beca del gobierno británico que le permitió obtener una segunda maestría en Estudios para el Desarrollo por la Universidad de Sussex, Inglaterra.
Su experiencia británica está consignada en el título de su tercera novela, "Temporada en Brighton", publicada en 2015.
Antes de eso también había publicado "Las Posesiones" (2011) y "La historia de Cornelius Brown" (2006), que le valió el ya mencionado premio de la Editorial Costa Rica.

Salto a la política

Para esa época, Alvarado ya pertenecía al Partido Acción Ciudadana, en el que milita desde 2002.
Y dos años después empezó a trabajar como encargado de prensa de la bancada del PAC en la Asamblea Legislativa, desempeñándose posteriormente como asesor de la campaña presidencial de Ottón Solís en 2009. y director de comunicación de la del actual presidente, Luis Guillermo Solís, en 2014.


Carlos Alvarado, el candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), frente a sus simpatizantes en San José, Costa Rica, el 28 de enero de 2018.Derechos de autor de la imagen
Image captionA Carlos Alvarado sus simpatizantes le aplauden el apoyo al matrimonio igualitario y sus propuestas sociales y educativas.

Alvarado se sumó a la campaña del presidente saliente después de haber pasado tres años en Panamá, donde ejercía un cargo gerencial en las oficinas latinoamericanas de la multinacional Procter & Gamble.
Y fue Solís quien le dio la oportunidad de estrenarse en la administración pública costarricense, cuando lo designó presidente ejecutivo de Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en mayo de 2014.
"Con 34 años en aquel momento, fui el ministro más joven de la administración", destaca Alvarado.
Y en abril de 2016 pasó a asumir la cartera de Trabajo, puesto que dejó a inicios de 2017 para inscribirse como precandidato en la convención interna de su partido, la que ganó holgadamente.
Por eso, como candidato presidencial, a Alvarado le tocó hacer frente a las críticas contra su partido por el "cementazo" o caso del cemento chino, el más sonado escándalo de corrupción del país, que se fraguó durante el actual gobierno y salpica a funcionarios de los tres poderes.
Pero el candidato del PAC logró distanciarse personalmente del problema y presentarse como alguien capaz de renovar a un partido que, en sus propias palabras, había demostrado ser capaz de solucionar algunos de los principales problemas de Costa Rica.


Mujeres vestidas como los personajes de The Hanmaid Tale durante la campaña presidencial de Costa Rica.Derechos de autor de la imagenA
Image captionLa campaña presidencial estuvo marcada por debates sobre el matrimonio igualitario y la equidad de género.

"Fuecon el primer gobierno del PAC con el que Costa Rica está superando los problemas, cosas importantes como el combate a la pobreza", dijo Alvarado al garantizarse el paso a la segunda ronda, después de una campaña que denunció como más parecida a "un concurso de quién es más conservador o más intolerante".
Y, eventualmente, sus propuestas sociales, educativas y ambientales, además de las alianzas progresistas que logró establecer para enfrentar el discurso ultraconservador del otro Alvarado, terminaron inclinando la balanza en su favor de forma clara.
"Terminamos esta maravillosa jornada electoral, convencidos de que estamos del lado correcto de la historia", escribió por Twitter el próximo presidente de Costa Rica una vez concluida la votación, cuando todavía no se anunciaban resultados.
"Hoy el mundo nos mira y lanzamos un hermoso mensaje democrático", dijo después, cuando ya se sabía ganador. "Nuestra agenda de igualdad debe buscar igualdad entre hombres y mujeres, adultos mayores, personas con discapacidad y niños y niñas", agregó.
"Llevaré un gobierno para todas y todos. Que cobije a todas las personas, sin ningún distingo #EsPorCostaRica", es su promesa.
El candidato oficialista Carlos Alvarado Quesada ganó este domingo la presidencia de Costa Rica, con más del 60% de los votos, en una carrera electoral que expuso profundas divisiones en el país sobre la religión y el matrimonio homosexual.
El Tribunal Supremo de Elecciones anunció los resultados preliminares con el 91% de las mesas de votación escrutadas, en los que el otro candidato, el predicador evangélico Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional, alcanzó el 39%.
De acuerdo con el ente electoral, se registró una participación del 67,03 %, muy lejos de los pronósticos que vaticinaban un alto nivel de abstencionismo.
Tras el anuncio de los datos, Fabricio Alvarado reconoció su derrota.
Los costarricenses eligieron a su presidente en segunda vuelta, entre un líder religioso, defensor de una postura conservadora, y un exministro oficialista, ahora ganador, sobre el que pesaba ser candidato de una formación política acusada de corrupción.


Fue la tercera vez en la historia que Costa Rica, uno de los países con más sólida tradición democrática en América Latina, necesitó ir a segunda vuelta para elegir a su presidente.
Y es que, según las encuestas, a pocos meses de la primera vuelta en febrero pasado, ningún candidato se perfilaba como favorito y ninguno convencía más allá de su formación.
Las dudas llevaron a que 13 partidos presentaran sus propuestas, pero el alto número también significó una dispersión de las intenciones de voto durante esa primera ronda.
Entonces, el candidato del Partido Restauración Nacional, se colocó a la cabeza de los sufragios con el 24,78% de los votos, frente a los 21,74% del representante del Partido Acción Ciudadana.

Quién es Carlos Alvarado

Este político de 38 años apenas cuenta con cuatro años de experiencia en cargos públicos y con la victoria de este domingo se convirtió en la persona más joven que llegará a la presidencia del país.
Periodista de formación, se desempeñó como asesor de la fracción del PAC en la Asamblea Legislativa entre 2006 y 2010, del Institute of Development Studies de Reino Unido después, ocupó un cargo de gerencia en Procter & Gamble Latinoamérica y fue el director de la campaña del ahora presidente saliente.
Fue él quien le dio la oportunidad de estrenarse en política a inicios de este gobierno, cuando lo designó presidente ejecutivo de Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).
También fue ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y dos años después tuvo a su cargo la cartera de Trabajo, puesto que dejó a inicios de 2017 para inscribirse como precandidato en la convención interna de su partido y ganar con holgura.
Además de ser bachiller en Comunicación Colectiva y máster en Ciencias Políticas por la Universidad de Costa Rica, ostenta una maestría en estudios de desarrollo por la Universidad de Sussex, en Reino Unido, y ha publicado una recopilación de cuentos y tres novelas.


Carlos Alvarado, el candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), frente a sus simpatizantes en San José, Costa Rica, el 28 de enero de 2018.Derechos de autor de lImage caption
A Carlos Alvarado sus simpatizantes le aplauden el apoyo al matrimonio igualitario y sus propuestas sociales y educativas.

Como candidato presidencial le correspondió hacer frente a las críticas contra su partido por el "cementazo" o caso del cemento chino, el más sonado escándalo de corrupción del país, que se fraguó durante el actual gobierno y salpica a funcionarios de los tres poderes.
Mientras, sus simpatizantes le reconocen las propuestas sociales, educativas y ambientales, pero sobre todo su postura a favor de que la unión de personas del mismo sexo sea considerado legalmente matrimonio.
línea

El matrimonio igualitario

El curso normal de las elecciones vivió un cambio en enero pasado, cuando el dictamen de una consulta realizada a la Corte Interamericana de Derechos Humanos cambió todo el panorama electoral.
La consulta validó las uniones del mismo sexo para los Estados miembros de la Corte, lo que obligaría de facto al gobierno a permitir este tipo de uniones.
Y en Costa Rica, un país con una población de mayoría católica y conservadora, la opinión pública se dividió, el ala más conversadora se alarmó y los candidatos encontraron en el fallo una puerta para entrar al sector más intolerante de la sociedad.


En Costa Rica muchos rechazan el matrimonio entre personas del mismo sexo.Derechos de autor de la imagen
Image captionEn Costa Rica, uno de los países con más amplia tradición democrática en América Latina, muchos rechazan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Fabricio Alvarado aprovechó sus dotes de predicador y su influencia entre las comunidades religiosas para ganarse al sector más radical del conservadurismo costarricense.
Aseguró que desacataría la opinión de la Corte, lo que muy pronto lo ubicó entre los favoritos.
Cargó su discurso contra el derecho de las personas del mismo sexo a unirse legalmente, lo que llamó la "dictadura de género", y contra la homosexualidad, a la que consideró una "desviación".
El auge de los conservadores también le dio impulso a Carlos Alvarado, exministro de 38 años y cercano aliado del presidente de centroizquierda Luis Guillermo Solís, quien fue recuperando terreno pese al desencanto de sus bases por los casos de corrupción que salpicaron al Ejecutivo.







AlvaradoDerechos de autor de la imagen
Image captionFabricio Alvarado es un excantante y presentador de televisión evangélico.

El candidato oficialista apostó por hacer más conservador su discurso y prometer estabilidad y experiencia para su gobierno, aunque también se mostró más abierto a las uniones del mismo sexo, lo que le ganó el rechazo del sector más tradicional.
Un total de 3,3 millones de costarricenses fueron convocados este domingo a las urnas para elegir al presidente.
El actual mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, terminará su mandato el próximo 8 de mayo.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario