El peor asiento que puedes elegir al volar, si no quieres contagiarte de alguna enfermedad, es el del pasillo, según científicos de análisis de datos. Los aviones están diseñados para que los gérmenes no circulen toda la cabina, pero mientras más contacto tengas con otros pasajeros es más probable que te enfermes.
El estudio, en resumen, asegura que mientras menos toques o te acerques a otras personas durante el vuelo es menos probable que te contagies de alguna enfermedad. Los pasajeros que se sientan en el pasillo tienen, en promedio, 64 contactos con otros pasajeros, mientras que los que se sientan en el asiento del medio de una fila de 3 tienen 58 contactos. El asiento de la ventana es el que menos contacto tiene con otros pasajeros.
Según los científicos, gracias a las medidas sanitarias de los aviones es poco probable que los gérmenes que provienen de un estornudo, tos o respiración viajen más allá de un metro. Esto quiere decir que sentarse a menos de 3 filas de asientos de un pasajero enfermo incrementa tus posibilidades de contagiarte en un 80%. El asiento de la ventana, por otro lado, permite aislarse lo suficiente del resto de pasajeros como para estar lo más seguro posible.
Sin embargo, existe una excepción a la regla: si tienes un pasajero enfermo a tu lado, no importa donde te sientes, tus probabilidades de contagiarte son bastante altas.
Los responsables del estudio viajaron diez veces en vuelos que recorrían Estados Unidos para recolectar gérmenes y estudiar los movimientos de los pasajeros durante todo el viaje. Con estos datos lograron determinar cuál es el asiento más seguro al volar. De cualquier modo, recuerda que puedes tomar medidas para evitar contagiarte cuando viajas en avión. [PNAS vía Business Insider]