Tendría lógica. El elefante podría haber estado aprovechando la capacidad del carbón para eliminar toxinas. De hecho, y como cuentan en WCS, el carbón tiene propiedades que podrían ser útiles medicinalmente para los elefantes. Además, también es útil como laxante. Así que este primer elefante “fumador” podría ser un indicio de que, además de pasto, hojas, cortezas y cualquier raíz que encuentren, tampoco le hacen ascos al carbón de leña. O eso parece. [Science]