El momento de gloria de Cherry llegó en 1984. La patente de ese año sigue usándose hoy en día con algunas modifiasciones. El diseño es tan icónico que se ha plasmado en posters, camisetas y hasta tatuajes. A día de hoy sigue siendo uno de los más utilizados en sus diferentes variantes.