Hay una pequeña posibilidad de que el Tesla Roadster de Elon Musk acabe chocando con la Tierra

Si lanzar un coche al espacio ya es histórico, imaginar que el mismo vehículo pueda “regresar” de nuevo a nuestro planeta parece cosa de ciencia ficción. 
Sin embargo, no lo es. Los investigadores han determinado la órbita del Tesla, y aunque pequeña, existe una posibilidad de que lo volvamos a ver.
De acuerdo con un nuevo análisis de la trayectoria orbital del Roadster, el elegante vehículo rojo de Elon Musk está en camino de realizar una serie de encuentros cercanos con la Tierra, y finalmente, un día, incluso podría golpear el planeta.
Esta loca idea sale de la última evaluación del astrofísico canadiense Hanno Rein, de la Universidad de Toronto Scarborough, quien, junto con otros investigadores, calculó el potencial de esa autopista invisible del Tesla a través del espacio dado lo que sabemos sobre la dinámica orbital. Según Scarborough:

Tenemos todo el software, y cuando vimos el lanzamiento la semana pasada, pensamos: veamos qué sucede. Así que corrimos la órbita del Tesla hacia adelante durante varios millones de años.

Han conseguido imágenes del automóvil rojo, un punto brillante en el cielo nocturno, lanzado a bordo del cohete Falcon Heavy de SpaceX

Un Tesla color cereza "rueda" desde mediados de esta semana por el espacio.
No es un carro cualquiera.
Es uno de los automóviles de Elon Musk, el famoso multimillonario nacido en Sudáfrica, fundador de Paypal, creador de Boring Company, una empresa que prevé conquistar el subsuelo y de SpaceX, una compañía que busca conquistar el cosmos.

El Tesla Roadster en el espacio Foto: SpaceX
Image captionUn automóvil Tesla Roadster alcanzó la órbita de la Tierra en una primera parada en su camino sin retorno. (Foto: SpaceX)

"Es algo tonto y divertido", admitió luego de lanzar su automóvil al espacio esta semana. "Pero las cosas tontas y divertidas son importantes", agregó.
En los 12 años transcurridos desde que Musk vendió la empresa de pagos en línea Paypal por US$ 1.5 mil millones, se ha convertido para muchos en un genio, para otros en un loco y para otros tantos en un visionario, un iluminado, un playboy o en un superhéroe.
Ha sido novio de actrices famosas como Talulah Riley y Amber Heard.
Se dice que el actor Robert Downey Jr se inspiró en él para interpretar a Tony Stark en Iron Man.
Pero lo cierto es que en los últimos tiempos, el reconocido empresario ha cambiado las formas en que entendíamos las industrias del vuelo espacial privado y del automóvil eléctrico, de la energía solar y la inteligencia artificial.
Prometió que pronto viajaremos en trenes magnéticos de velocidades súper altas dentro de un tubo subterráneo y también que realizaremos viajes turísticos al cosmos y colonizaremos Marte.
El lanzamiento de Falcon Heavy, a inicios de semana, fue para muchos el primer paso.
¿Pero quién es en realidad Elon Musk y cómo comenzó su ascendente carrera futurista y su fortuna?

Los inicios

Todo comenzó en Pretoria, Sudáfrica.

MuskDerechos de autor de la imagen
Image captionMusk prevé conquistar Marte.

Cuando era niño, Musk estaba obsesionado con las novelas de ciencia ficción.
Sus padres, Maye, una modelo, y Errol, un ingeniero, se separaron cuando él tenía ocho años.
Su hermano menor y su hermana decidieron que se quedarían con su madre, por lo que él se ofreció como voluntario para irse con su padre.
No le fue bien. Más tarde reconoció que sufrió abusos por parte de sus compañeros en la escuela.
"Todo fue horrible también allí", dijo en una ocasión sobre esos tiempos.
A los 17 años, se mudó a Canadá para estudiar física y economía en la Queen's University de Ontario.
De allí, emigró a Estados Unidos en 1992, pasó a estudiar a la Universidad de Pensilvania y luego comenzó con un doctorado en física en Stanford, California. A los dos días, se retiró.
Fue entonces cuando fundó, junto a su hermano menor, Zip2, una plataforma de periódicos en línea.

Maye Musk y su hijo Elon Musk.Derechos de autor de la imagen
Image captionMaye Musk con su hijo, el multimillonario Elon Tusk, en una fiesta de los premios Oscar.

En 1999 la vendieron a Compaq por US$300 millonesCon ese dinero Musk se aventuró para crear un banco en línea, X.com, que luego se convertiría en Paypal.
Tres años después, en 2002, la vendería a eBay por US$1.5 mil millones.
Musk tenía solo 31 años y su fortuna ya ascendía a los US$165 millones.
Pero su fortuna no nació de la nada.
Se dice que es un trabajador implacable.

MuskDerechos de autor de la imagen
Image captionMusk tiene fama de ser un trabajador "implacable".

Cuando fundó Zip2, según los informes, trabajaba todo el día, dormía en la oficina y se duchaba en un baño de la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA) que le quedaba en el camino de la oficina.
Cuando se le preguntó en 2010 qué consejo le daría a los empresarios, sugirió que deberían "trabajar de 80 a 100 horas cada semana".
"Si otras personas realizan semanas de trabajo de 40 horas, y tú trabajas 100, lograrás en cuatro meses lo que a otros les lleva un año", sostuvo.
"El macho alfa"
En esa época, Musk llevaba dos años de matrimonio con Justine Wilson, una aspirante a escritora que conoció en Ontario.
En una entrevista con la revista Marie Claire, Wilson recordó que en una ocasión Musk le preguntó si quería helado.
Ella en un inicio le dijo que sí, pero luego se retractó y su esposo se apareció con dos tazas de helado.

Elon Musk and then-wife Talulah Riley arrive at the White House in February 2014Derechos de autor de la imagen
Image captionMusk salió un tiempo también con la actriz Talulah Riley.

"No es un hombre que acepte un no por respuesta", afirmó.
De hecho, la esposa también recordó que el día de la boda, cuando estaban en el baile, él le dijo: "Yo soy el macho alfa en esta relación".
Según Wilson, Musk era un "marido controlador", que incluso la obligó a teñirse el cabello cada vez más rubio.
"Soy tu esposa, no tu empleada ", asegura que le dijo en una ocasión. A lo que él le respondió: "Si fueras mi empleada, te despediría".

muskDerechos de autor de la imagen
Image captionAlgunas de sus exparejas lo han criticado por ser controlador en las relaciones.

El primer hijo de ambos, Nevada, murió a las 10 semanas por causa del llamado Síndrome de Muerte Súbita Infantil, una tragedia de la que Musk se ha negado a hablar.
Luego tuvieron cinco hijos más, unos gemelos y unos trillizos, a través de fecundación in vitro.
Ocho años después de casarse, se divorciaron, en una separación desordenada y multimillonaria.
Seis semanas después, Musk le envió un mensaje de texto a su exesposa para decirle que estaba comprometido con Talulah Riley, una actriz británica 14 años menor que él.
"Nunca seré feliz sin tener a alguien", le dijo a Rolling Stone. "Ir a dormir solo me mata".

Las nuevas empresas

Después de la venta de Paypal en 2002, Musk tomó sus millones para fundar tres nuevas compañías: Tesla, SpaceX, y una de energía solar llamada Solar City.
Tesla parecía a todas luces una empresa quijotesca: una compañía de carros eléctricos en una nación adicta a la gasolina.
Con Musk a la cabeza, la compañía estableció un plan:
Un préstamo de US$456 millones del gobierno de EE. UU. salvó a Tesla de una bancarrota en 2008 y en 2010 se convirtió en la primera compañía automotriz estadounidense en flotar en el mercado bursátil desde Ford en 1956.
En 2017 superó a esta última y a General Motors en convertirse, por un corto periodo, en la compañía automovilística más valiosa del país.
Pero graves demoras en la producción de su modelo 3 de bajo costo han agravado años de pérdidas.


MuskDerechos de autor de la imagen
Image captionTesla revolucionó los carros eléctricos.

De hecho, el miércoles, un día después de que su carro se lanzara al espacio, Tesla Inc. topó con un bache: la empresa anunció que sufrió una pérdida de US$675.4 millones en el último trimestre de 2017, más de cinco veces peor que el año anterior (aunque los ingresos aumentaron un 44%).

La ruta al cosmos

En los últimos cinco años Musk ha delineado diferentes planes y fechas límite para su objetivo final de enviar humanos a colonizar el planeta Marte.
A fines del año pasado dijo que esperaba que SpaceX enviara una misión de cargamento en 2022, para sentar las bases, seguido por una misión tripulada en 2024.
Las dificultades prácticas y los peligros de enviar humanos a una distancia de 160 millones de kilómetros son enormes.
La NASA, de hecho, ha sido más cautelosa y ha calculado una misión tripulada a mediados de la década de 2030.

Falcon HeavyDerechos de autor de la imagen
Image captionMusk prevé enviar personas a Marte para 2024.

Pero mientras tanto, SpaceX comienza a cosechar sus logros.
Misiones de reabastecimiento a la Estación Espacial Internacional, lanzamientos de satélites comerciales, contratos con la NASA y la Fuerza Aérea la han llevado al primer puesto de la lista de las compañías privadas más valiosas del mundo, por un valor de US$ 21.2 mil millones.
La compañía ha sido, además, pionera en la nueva tecnología de lanzar cohetes reutilizables y ha vencido a la NASA y a otros rivales, como Boeing, al proporcionar vuelos espaciales (relativamente) baratos.

Viaje al centro de la Tierra

Y a medida que SpaceX mira hacia el cielo, otra de las compañías de Musk se hunde hacia el subsuelo.
En octubre, su empresa Boring Company obtuvo el permiso del gobierno de EE. UU. para excavar un túnel de prueba de unos 12 kilómetros bajo Maryland.
Musk espera que algún día albergue el "Hyperloop", un tren bala electromagnético del que se jactó que transportará pasajeros a hasta a 1.223 kilómetros por hora.
En julio tuiteó que había ganado la "aprobación verbal del gobierno" para construir un Hyperloop entre Nueva York y Washington D.C, lo que reduciría el tiempo de viaje de tres horas a 29 minutos.
Sin embargo, el gobierno negó tal versión.
Mientras tanto las ideas de Musk siguen viajando por el cosmos, por la superficie y hacia el centro de la Tierra.
¡Ahí está! Y es tan brillante como un puntito de luz. Astrónomos del Observatorio de Tenagra en Arizona (EE.UU.) y el Proyecto del Telescopio Virtual han localizado en el espacio el Tesla Roadsterlanzado a bordo del primer cohete Falcon Heavy de SpaceX el pasado martes (6 de febrero). Gracias a esta observación directa, todos aquellos que crean que un coche dando vueltas por el Sistema Solar es una conspiración absurda ya tienen un lugar donde mirar.
El automóvil rojo y su conductor, un maniquí con traje de astronauta bautizado «Starman», fueron lanzados desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.), en la que posiblemente sea una de las campañas publicitarias más llamativas de la Historia. Eso sí, no cabe duda de que el lanzamiento fue un éxito, ya que probó la utilidad del Falcon Heavy, el cohete más pesado en décadas, desde los Saturn V y Energiya, y el primero que es parcialmente reutilizable, algo que podría cambiar para siempre la carrera espacial.
La nueva observación del Tesla, obtenida por un telescopio controlado robóticamente en Tenagra (parte del Proyecto de Telescopio Virtual), muestra al automóvil moviéndose a través del cielo nocturno, según publica Space.com. En su órbita actual alrededor del Sol, el automóvil viajará a entre 147 millones y 260 millones de kilómetros de la estrella, indica el Proyecto del Telescopio Virtual.
Los investigadores pudieron determinar la ubicación del automóvil utilizando los datos generados por el Laboratorio de Dinámica de Sistemas Solares en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

«Starman» en el Tesla Roadster
«Starman» en el Tesla Roadster

La NASA designó el automóvil «Tesla Roadster (Starman, 2018-017A)» y dijo que se encuentra en una órbita heliocéntrica con un perihelio (distancia mínima al sol) de 0,99 unidades astronómicas (AU), o aproximadamente 148 millones de km. El afelio del automóvil (la distancia más alejada del sol) es de aproximadamente 1.7 AU, unos 254 millones de km. Sin embargo, el curso del automóvil será difícil de predecir en el futuro debido a la «presión solar no modulada, la radiación térmica o la aceleración de desgasificación que todavía no se caracterizan».
Originalmente, el automóvil estaba destinado a ser insertado en una órbita cercana de Marte, pero al cabo de tres igniciones del propulsor al que va fijado el coche, la trayectoria fue excedida. Pese a todo, la aventura del coche espacial ha sido seguida por millones de personas en todo el mundo.
Con "Starman" al volante, un auto rojo se dirige a Marte mientras en la radio suena una canción de David Bowie.
Se trata de un Tesla Roadster que lleva a bordo un maniquí llamado "Starman" (hombre estelar) que, vestido con un traje espacial, emprendió la tarde del martes un viaje sin retorno hacia el espacio.
La compañía del multimillonario Elon Musk lo puso en órbita al lanzar con éxito el poderoso cohete Falcon Heavy de su compañía aeroespacial privada, SpaceX.
Luego de permanecer en la órbita de la Tierra unas horas, el vehículo -que pertenecía al propio Musk- comenzará su viaje de más de 400 millones de kilómetros en dirección a Marte.


















El cohete lleva un auto Tesla de la empresa de Elon Musk

El gigantesco cohete Falcon Heavy, de la empresa privada SpaceX, partió este martes a las 20:45 GMT desde el Centro EspacialFlorida.
Esta






















Una vista del auto en el espacioDerechos de autor de la imagen
Image captionEl auto quedará "estacionado" orbitando al Sol en un punto entre la Tierra y Marte.

El cohete, 70 metros de alto, puede transportar una carga de hasta 64 toneladas, el equivalente a poner en el espacio cinco autobuses de dos pisos.
Su capacidad es solo superada por la aeronave Saturno V, que operó en las misiones Apolo en la década de los años 60 y 70.

¿Sobrevivirá "millones de años"?

Musk dijo a la prensa que su auto "viajará a su destino a una velocidad de 11 kilómetros por segundo", además de informar que espera que el auto ocupe una órbita elíptica entre Tierra y el planeta rojo en 11 meses.
Eso significa que el vehículo, una vez que supere el cinturón de asteroides entre nuestro planeta y Marte, estará en una órbita alrededor del Sol entre los dos planetas.
El propio Musk compartió un gráfico de la trayectoria (en verde) que se espera siga el Tesla: habrá periodos en los que se acercará a Marte y otros en los que se alejará.

Ilustración de la trayectoria del Tesla Roadster Imagen: Elon Musk
Image captionEl Tesla partió de la Tierra (Earth, en un círculo rojo) y seguirá una trayectoria elíptica (verde) que lo llevará en un momento a aproximarse a Marte. (Imagen: Elon Musk)

"Estimamos que el Tesla seguirá en esa órbita por cientos de millones de años", dijo el empresario.
Sin embargo, algunos especialistas han objetado esta afirmación, pues afirman que es probable que los materiales con los que está fabricado el automóvil, como los de cualquier vehículo terrestre, no soporten la radiación del espacio abierto.
"Todos los compuestos orgánicos estarán sujetos a la degradación por los diversos tipos de radiación que se encontrarán allí", señaló a la revista Live Science el experto en química molecular William Carroll, de la Universidad de Indiana (EE.UU.).
Los primeros materiales en quedar destruidos serían los revestimientos de tela y piel, después los componentes plásticos y fibra de carbono y todo aquello que no esté hecho de metal.
"Yo a esos materiales orgánicos, en ese entorno, no les daría un año (de duración)", dijo Carrol.

Así que el Tesla Roadster podría quedar irreconocible en unos cuantos meses, según el experto.


El lanzamiento de SpaceX fue espectacular, convirtiendo al Falcon Heavy en el cohete más potente del mundo y cautivándonos con los aterrizajes sincronizados de sus dos núcleos laterales. 

Sin embargo, la carga útil era el propio Tesla Roadster de Musk con un maniquí con traje espacial en el asiento del conductor.

Por esta razón nos hacemos la siguiente pregunta, si existiese alguna forma de que pudiéramos traer de vuelta el coche del espacio, ¿seguiría funcionando?
La respuesta es complicada. Pero probablemente no.
Si lo traes de vuelta pronto, no hay ninguna razón por la que no pueda conducirse”, me explicó Scott Bolton, investigador principal de la misión Juno. 
Claro, siempre que de alguna manera podamos encontrar el coche y traerlo de vuelta pronto. Pero el automóvil no regresará pronto. 
El Roadster rojo brillante se dirige hacia una órbita elíptica a unos 250 millones de millas de la Tierra, donde orbitará el Sol durante cientos de millones de años. Tal vez incluso miles de millones, en caso de que evite un golpe directo con algún asteroide o una colisión con Marte.
En primer lugar, está el vacío obvio del espacio. “Supongo que algunas partes necesitarían ser reemplazadas si el coche que lanzaron fuera exactamente como los que venden”, contó el astrofísico Summer Ash a Gizmodo en un mensaje directo por Twitter. 

Cualquier cosa hecha de goma o caucho probablemente se congele y/o agriete cuando se exponga al vacío del espacio, así que creo que esas piezas necesitarían cambiarse ...” Ah, y los tubos podrían explotar por la baja presión.

Bolton especuló que quizás si tuviera paneles solares, el automóvil podría conducir en Marte. Después de todo, no necesita oxígeno como lo hace un motor de combustión.
Sin embargo”, dijo, “es posible que sea bombardeado por partículas de alta energía”. Y eso es un problema. Es un vehículo eléctrico con piezas computarizadas y una batería sensible. 
Sin un blindaje o una atmósfera que lo proteja, los rayos cósmicos y la alta radiación del cinturón de Van Allen podrían congelar los circuitos. 
No es un problema inmediato, pero cuanto más tiempo pase expuesto a la radiación, mayor será la probabilidad de que los pequeños componentes eléctricos se degraden. 
Y el automóvil se dirige directamente a través del cinturón, como cuentan en Inverse o el propio Musk.

Hay un montón de otras preocupaciones que nos contó una fuente de la NASA que pidió permanecer en el anonimato, como el ciclo térmico: el calentamiento y enfriamiento desigual de los metales en el automóvil que podrían introducir tensiones que normalmente no están presentes en la Tierra. Los enlaces del coche podrían romperse, los micrometeoritos podrían impactar, y los metales podrían pegarse a través de la soldadura en frío. El vehículo moriría en una muerte de mil tipos de cortes.

A diferencia de nosotros, escritores de webs que veían algo que cuesta mucho más que nuestros salarios anuales arrojados al espacio, Musk no estaba preocupado. “No estoy preocupado por el coche”, dijo en una conferencia de prensa. “Estará bien, y es la menor de mis preocupaciones”.









Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario