Pues, como se decía al principio, depende de la herida. Pero, en términos generales, probablemente la mejor sea la clorhexidina para las pequeñas fisuras. El Betadine está bien para un uso más amplio de heridas grandes expuestas a hongos, como los pies, pero siempre puntualmente y sin abusar. El agua oxigenada pude usarse para oxigenar y “despejar” las quemaduras, entendiendo que se necesitará añadir otro antiséptico después, y el alcohol lo debemos dejar sólo para desinfectar la piel sana y los utensilios.
Como añadido, en general, no deberíamos usar dos antisépticos mezclados; ya que al interactúan y pueden producir reacciones. Tampoco tiene ningún sentido seguir curando heridas cerradas (con la excepción de las heridas quirúrgicas y los puntos que hay que seguirlos limpiando a diario) porque los antisépticos no tienen función curativa (no van a acelerar la caída de la costra).