El estudio confirma que el córtex prefrontal es la región que coordina los estímulos que llegan al cerebro y los recuerdos o pensamientos que surgen de otras zonas como respuesta a esos estímulos. A medida que la pregunta se complica, el cortex prefrontal muestra más actividad y durante más tiempo.
Curiosamente, el córtex prefrontal dispara estímulos a diferentes áreas del cerebro incluso antes de tener una respuesta, como si se preparara para contestarla buscando información pertinente antes de valorarla por completo. Avgusta Shestyuk, principal autor del estudio, explica que ese curioso fenómeno puede explicar por qué a menudo respondemos antes de haber meditado completamente la pregunta.
Es el funcionamiento de nuestro cerebro, que se anticipa a ella. [vía Science Alert]