La clínica Lelux Hospital, por su parte, parece satisfecha con su trabajo. Introdujeron el blanqueamiento de vulva hace cuatro meses, y se dieron cuenta de que la gente preguntaba a menudo por una alternativa para el pene. Un mes después comenzaron a ofrecer también blanqueamientos de pene con un precio de 650 dólares por cada pack de cinco sesiones.
El procedimiento consiste en degradar la melanina de la piel mediante láser. Según un portavoz de la clínica, se ha vuelto popular “entre los hombres homosexuales y travestidos que cuidan bien sus partes privadas” y atrae a pacientes de lugares tan lejanos como Birmania, Camboya y Hong Kong.
Uno de estos pacientes dijo a la BBC que se había sometido a un blanqueamiento de pene porque “quería tener más confianza al ponerse slips de natación”; llevaba dos meses de sesiones y había notado ya un cambio en el tono de su piel.
“Detener el tratamiento hará que el color de la piel del pene vuelva a la normalidad, y podría dar lugar a manchas de aspecto desagradable”, advirtió el Ministerio de Salud en el comunicado. “No me preocupa el color sino el tamaño y cómo se mueve”, añadió alguien en Facebook.