Dicho esto, GM estimó que actualmente podría lanzar sus vehículos autónomos de cuarta generación en siete estados de Estados Unidos sin crear ningún tipo de problema legal. La autorización federal debería provenir de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras (NHTSA). El fabricante de automóviles también ha publicado un extenso informe de seguridad para facilitar el proceso.
La compañía tiene la intención de trabajar con los estados que podrían tener restricciones legales existentes en los vehículos autónomos para resolver cualquier problema potencial de aquí al 2019. [Wired]