En el caso de Praljak, fue acusado específicamente de ordenar la destrucción del puente de Mostar del siglo XVI en noviembre de 1993, el cuál y según los jueces, “causó un daño desproporcionado a la población civil musulmana”.