Líderes de NY cierran filas contra reforma fiscal republicana

El proyecto de Ley de Recortes y Empleos Fiscales presentado por los republicanos del Congreso generaría un aumento de cerca de $ 5,000 en impuestos para unas 760,000 familias neoyorquinas, algo que los líderes políticos de la ciudad dijeron este domingo, que están dispuestos a dar dura batalla para impedirlo.

Los principales funcionarios electos de la ciudad de Nueva York liderados por el alcalde Bill de Blasio, la congresista Nydia M. Velázquez, los senadores Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand y varias organizaciones sindicales y comunitarias comparecieron en las escalinatas del Concejo para rechazar la “Tax Cuts and Jobs Act”, una legislación presentada la semana pasada, anunciada como la primera y mayor revisión de la política fiscal estadounidense en décadas.

Schumer líder de la minoría demócrata en el Congreso dio un “grito de elogio” a cuatro republicanos locales a los que acreditó por oponerse a la eliminación de las deducciones fiscales estatales y locales.

El senador condenó la ley de recorte de impuestos la que que ahora sería eventualmente una “daga en el corazón” de Nueva York.

Gillibrand calificó de “increíble” lo injusto que es el proyecto de ley. “Creo que esto es algo con lo que tendremos que luchar mucho para evitarlo”, dijo.

Por consenso, el liderazgo local considera que a pesar de las promesas de los patrocinadores republicanos de presentar un plan que aliviaría el estrés financiero que sufren las familias de clase media en todo el país, la propuesta sólo beneficia al sector corporativo y los estadounidenses más ricos.

En suma, el plan resulta un duro golpe para las familias de Nueva York, la propuesta republica que será sometida a votación esta semana,  busca eliminar las deducciones que benefician a las familias trabajadoras, personas mayores, estudiantes y maestros. Al eliminar las deducciones por impuestos estatales y locales, Nueva York se vería especialmente afectada, bajando los valores de las viviendas y agotando los recursos locales.

Entre los políticos demócratas de la Gran Manzana que cierran filas contra el proyecto de ley republicano figuran, el representante Joe Crowley, presidente del Caucus Demócrata de la Cámara así como los congresistas Jerry Nadler, Carolyn Maloney, Gregory Meeks, Yvette Clarke y Hakeem Jeffries.

El mentor del proyecto de ley es el representante republicano de Texas Kevin Brady, que preside el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, la medida incluye nuevos tramos impositivos individuales y un recorte de impuestos corporativos. También incluye la derogación de la deducción federal para los impuestos estatales y locales (SALT) y limita la deducción de impuestos a la propiedad actual a $ 10,000. El proyecto de ley colocará $ 1.51 billones para el déficit federal en los próximos 10 años.

Cómo afectaría a los neoyorquinos

En la ciudad de Nueva York, 3.9 millones de familias declaran impuestos federales sobre la renta. De ellos, según este plan, 760,000 familias, la mayoría de las cuales ganan menos de $ 75,000 anuales, verían un aumento promedio de casi $ 5,000 el próximo año. Eso es $ 3.7 mil millones adicionales que el gobierno federal recabará de los neoyorquinos.

Ganan las empresas

Las principales razones por las que los neoyorquinos verán un aumento en sus impuestos el próximo abril son los cambios a la exención personal y la limitación de la deducción del impuesto estatal y local (SALT). Al eliminar la exención personal y reemplazarla con cambios en las deducciones estándar y con créditos tributarios que en última instancia son menos valiosos y serán derogados parcialmente en 2023, el gobierno federal esencialmente está penalizando a los neoyorquinos que han elegido tener una familia más grande. Una pareja casada, que presenta una declaración conjunta, con un ingreso de $ 100,000 y cuatro dependientes (dos hijos, dos de edad universitaria), y $ 31,000 en deducciones detalladas verían que los impuestos aumentan en $ 897 (+ 24%).

Además, el proyecto de ley republicano elimina la deducción por el impuesto a la renta estatal y local -una deducción tan antigua como el impuesto a la renta en sí mismo, diseñado para proteger contra la doble imposición- y limita la deducción del impuesto a la propiedad a $ 10,000. Eso significa que los impuestos sobre algunos propietarios aumentarán, mientras que los valores de sus hogares disminuirán. Los 617,000 contribuyentes que actualmente toman la deducción del impuesto a la propiedad verán un aumento neto de impuestos de $ 2,000 millones.

Sólo el SALT representa para los neoyorquinos  $ 7,7 mil millones. Por ejemplo, una pareja casada, que presenta una declaración conjunta, con ingresos de $ 200,000, con un menor no dependiente y $ 37,500 en deducciones detalladas (de los cuales $ 30,000 corresponden al SALT) verían que sus impuestos aumentan en $ 970.

Y mientras que las familias de clase media luchan para pagar impuestos sobre el mismo ingreso dos veces, la deducción permanece completamente intacta para las empresas.  

Los críticos locales observan que los beneficios en este proyecto de ley tienen un peso tan desigual que los únicos contribuyentes que tienen garantizado un recorte impositivo masivo son las empresas y los grandes propietarios. Según este plan, los ingresos comerciales reciben un recorte impositivo de $1 trillón durante diez años, lo que se suma al déficit proyectado del país de $10.1 billones. Para los neoyorquinos, puede suponer con seguridad que estos documentos corporativos eventualmente llevarán a la Casa Blanca y a los autores del proyecto de ley a recortar el Medicaid, la seguridad pública y los programas de vivienda asequible que se necesitan de manera crucial.

Fuerte impacto entre familias pobres

La eliminación de varias deducciones será sentida inmediatamente por los neoyorquinos en cada condado. Como resultado de este plan, estos son los sectores afectados:

Las personas con deudas universitarias (250,000 contribuyentes solo en la ciudad de Nueva York) ya no podrán deducir ese interés de sus impuestos federales sobre la renta. Por ejemplo, un único declarante con un ingreso de $42,000, deducciones detalladas de $12,000 y $2,500 en deducción de intereses de préstamos estudiantiles, vería que sus impuestos aumentan en $222 (+ 7%).

Los neoyorquinos que luchan con gastos médicos exorbitantes ahora pagarán más por la atención necesaria. Por ejemplo, una pareja casada que presenta una declaración conjunta con $ 60,000 en ingresos y $ 24,500 en deducciones detalladas (de los cuales $ 18,000 son gastos médicos) vería que sus impuestos aumentaran en $ 497 (+ 32%).

Los maestros trabajadores que usan su propio dinero en los útiles escolares ya no podrán deducir sus gastos.

Además, a partir de 2023, los padres que trabajan ya no podrán excluir ningún gasto de cuidado infantil de sus ingresos. En la ciudad de Nueva York, al menos 30,000 familias actualmente aprovechan la exclusión, ayudándolas a planificar los costos de guardería mientras están en el trabajo.

Vivienda inasequible

La vivienda es el gasto número uno para los neoyorquinos. Y más de la mitad de los hogares aquí gastan más en alquiler de lo que pueden pagar.

La Administración De Blasio lanzó el plan de vivienda asequible más ambicioso en la historia de la ciudad y proyecta a seguir construyendo y protegiendo viviendas asequibles a un ritmo sin precedentes. Este plan fiscal amenaza con llevar a la ciudad de Nueva York en la dirección opuesta.

Al eliminar los bonos de actividad privada, el tipo de bonos exentos de impuestos que la Corporación de Desarrollo de Vivienda y otras agencias de financiamiento hipotecario emiten para financiar nuevos apartamentos asequibles, Nueva York y las ciudades de todo el país pierden uno de los principales componentes de la vivienda asequible. Y esto no es todo. La pérdida también afecta el Crédito Fiscal para Viviendas de Bajos Ingresos, uno de los mayores mecanismos federales de financiamiento de vivienda asequible. Aproximadamente la mitad del programa se eliminaría efectivamente al revocar los bonos de actividades privadas.

En conjunto, este proyecto de ley, tal como está escrito, amenaza con $ 2.6 mil millones anuales, lo que pondría en peligro miles de viviendas financiadas cada año para familias trabajadoras, veteranos y personas mayores.

Esto ni siquiera explica el hecho de que cuando disminuyan los impuestos corporativos y comerciales, habrá una menor demanda de créditos fiscales, lo que significa que se pueda anticipar un impacto aún mayor en el costo de la construcción de nuevas viviendas asequibles.

Desincentiva la innovación y la creación de empleo

Los bonos de actividad privada no solo se usan para apartamentos asequibles, también son una herramienta que muchos hospitales, escuelas y otras organizaciones sin fines de lucro utilizan para financiar proyectos y brindar servicios. A través del programa Build NYC, la Administración De Blasio ha emitido más de $ 3 mil millones en bonos exentos de impuestos para respaldar más de 20,000 empleos en docenas de organizaciones sin fines de lucro de la ciudad de Nueva York. El futuro de estos trabajos está en riesgo sin este vínculo.

El proyecto de ley también elimina los créditos impositivos para nuevos mercados y los créditos fiscales históricos, herramientas de financiamiento efectivas y rentables, que generan millones en inversiones privadas, crean miles de empleos y fortalecen barrios tradicionalmente desatendidos. En el Brooklyn Navy Yard, cuatro proyectos recientes – Green Manufacturing Center, Building 77, B Amsterdam y Sands Street – están utilizando estos programas para obtener una inversión total de $ 348 millones y crear más de 5,000 empleos.

En conjunto, este proyecto de ley, tal como está concebido, amenaza con $ 2.6 millones de millones anuales, lo que pondría en peligro a miles de personas.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario