El Tribunal Electoral de Honduras finalizó: Juan Orlando Hernández ganó por una diferencia de 50 mil votos


El Tribunal Supremo Electoral (TSE) finalizó este lunes el escrutinio especial de actas de las disputadas elecciones presidenciales en Honduras.
El TSE todavía no proclamó al ganador de la contienda del 26 de noviembre, que ha generado denuncias de fraude, manifestaciones y protestas.
De acuerdo al sitio web del organismo, el presidente Juan Orlando Hernández obtuvo el 42,98% de los sufragios y Salvador Nasralla el 41,39%una diferencia de 52.347 votos.
"Hemos concluido el conteo de actas", aseguró David Matamoros Batson, magistrado presidente del TSE, cuando restaban 20 actas electorales que aparecieran en el cómputo final de 18.128.
Matamoros Batson señaló que se seguirá trabajando en los próximos pasos del proceso, que incluyen "las impugnaciones que seguramente las habrá".
El funcionario explicó que los resultados no son una declaración oficial sobre quién será el nuevo presidente. "Lo que tenemos son los resultados del proceso", puntualizó.
Tras fallos en el sistema de transmisión de datos la semana pasada y un vuelco de los resultados a favor del mandatario, el candidato de la Alianza de la Oposición contra la Dictadura llamó a sus seguidores a manifestarse contra lo que considera un fraude electoral.
Algunas de las protestas se tornaron violentas y se produjeron enfrentamientos —hubo varios muertos y decenas de heridos, más de 500 detenidos y saqueos a comercios—, por lo que el Ejecutivo hondureño decidió declarar un toque de queda.
La medida fue decretada el viernes por un periodo de 10 días, durante los cuales los hondureños no podrán salir a las calles entre las de la tarde y las de la mañana.

Nasralla.Derechos de autor de la imagen
Image captionLa Alianza de Oposición asegura que tiene evidencias de la manipulación de los resultados.

Las Fuerzas Armadas y la policía nacional podrán detener a cualquiera que encuentren fuera del horario de circulación establecido o que sea sospechoso de haber causado daño a otras personas o bienes.

Demandas de la oposición

El TSE tenía previsto anunciar el ganador de los comicios el viernes tras realizar un "escrutinio especial" de 1.031 actas inconsistentes frente a representantes de partidos políticos.
No obstante, la formación de Nasralla, coordinada por el expresidente Manuel Zelaya —depuesto por un golpe de Estado en 2009—, no lo consideró suficiente y exigió el recuento de 5.179 actas para respetar los resultados.
"El que debe ganar es el país", señaló Matamoros, quien indicó que sigue el diálogo con la oposición.
"Ellos han plan planteado revisión de actas, no han planteado apertura de maletas. Es una revisión del acta física contra la copia que ellos tienen. No estamos cerrando ninguna puerta, solo el escrutinio de lo que tenemos hasta este momento".
Tanto el presidente Hernández como el opositor Nasralla se declararon vencedores el domingo 26, antes incluso de que se hiciera público el primer informe oficial.

Juan Orlando HernándezDerechos de autor de la imagen
Image captionEl presidente de Honduras busca una polémica reelección.

El lunes, los primeros datos publicados por el TSE dieron una ventaja de casi cinco puntos a Nasralla frente a Hernández.
El sistema que actualizaba los datos entonces se detuvo por casi 36 horas y, cuando volvió a funcionar, esa ventaja comenzó a desaparecer hasta dar la delantera al actual presidente. gobierno decretó un toque de queda para intentar frenar la violencia.
La violencia escaló este viernes en Honduras ante el retraso de los resultados de las elecciones presidenciales celebradas la semana pasada. Lo que llevó al gobierno a decretar un toque de queda para intentar frenarla.
Este viernes comenzó un plazo de 10 días durante los cuales los hondureños no podrán salir a las calles entre las seis de la tarde y las seis de la mañana.
Las Fuerzas Armadas y la policía nacional podrán detener a cualquiera que encuentren fuera del horario de circulación establecido o que sea sospechoso de haber causado daño a otras personas o bienes.
La nación centroamericana celebró elecciones presidenciales el pasado domingo, pero el ente que se encarga de contabilizar los votos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), aún no ha anunciado el vencedor.


coche quemadoDerechos de autor de la imagen
Image captionCiudades como Tegucigalpa y San Pedro Sula fueron escenarios de escenas violentas.

La tardanza y los fallos en el sistema a los que el TSE aludió esta semana provocaron protestas en diferentes puntos del país que, si bien en un principio fueron pacíficas, luego se tornaron violentas.
Los opositores acusan al TSE de querer manipular los resultados para dar la victoria al actual presidente, Juan Orlando Hernández, que se presenta a una polémica reelección.

Enfrentamientos y saqueos

En los últimos días, se registraron enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.
Incluso se produjeron actos vandálicos.
En San Pedro Sula, una ciudad al noroeste conocida como la capital industrial del país, grupos violentos bloquearon carreteras y saquearon comercios, según informó la prensa local.
Al menos 50 personas fueron detenidas en la zona comercial de esta urbe por "alterar el orden y cometer delitos", según un comunicado de la Policía Nacional.




un hombre se lleva un colchón en una moto en HondurasDerechos de autor de la imagen
Image captionLa policía advirtió que los saqueos se pueden castigar con más de 30 años de cárcel.

En todo el país, más de un centenar de personas fueron detenidas en flagrancia por delitos como robo, asociación ilícita y daños, según indicó en su cuenta de Twitter esta institución.
La policía mostró fotos de agentes heridos durante las operaciones y aseguró que el saqueo de comercios puede ser castigado con más de 30 años de cárcel.
Ejército contra manifestantes
Al menos cinco personas fallecieron, unas veinte resultaron heridas y más de cien fueron detenidas, según medios de comunicación locales.
En Choluma, individuos prendieron fuego a automóviles y, en Siguatepeque, bombas molotov fueron lanzadas contra la sede de la Municipalidad, según estas mismas fuentes.


Un hombre transporta una televisión.Derechos de autor de la imagen
Image captionLas protestas habían sido en un principio pacíficas.
DetenidosDerechos de autor de la imagen
Image captionMás de un centenar de personas fueron detenidas por delitos como robo y daños en todo el país.

En la capital, Tegucigalpa, también se registraron ataques a negocios y bloqueos de carreteras.
La crisis ha ocasionado un desabastecimiento de combustible en ciertas zonas que "puede extenderse en muy corto plazo a nivel nacional", según advirtió la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo.
El TSE tenía previsto anunciar el ganador de los comicios este viernes tras realizar un "escrutinio especial" de 1.031 actas inconsistentes frente a representantes de partidos políticos.
Las actas en cuestión representan el 5,69% del total, lo que significa que la ventaja de 46.586 votos (1,5%) que el presidente Juan Orlando Hernández tiene sobre su principal rival, el candidato de la Alianza de Oposición de la Dictadura, Salvador Nasralla, todavía podría revertirse.


Dos hombres se llevan un refrigeradorDerechos de autor de la imagen
Image captionEn San Pedro Sula, hubo 50 detenidos.

No obstante, la formación de Nasralla, coordinada por el expresidente Manuel Zelaya, no lo consideró suficiente y exigió el recuento de 5.174 actas para respetar los resultados.
"Hay diferencias notables entre lo que el Tribunal Electoral está computando y lo que nosotros tenemos en las actas físicas de nuestros representantes en las mesas, no podemos llevar en este momento a la gente", explicó el candidato opositor en referencia a los representantes de su partido que fueron convocados para asistir al escrutinio especial.

Un conteo irregular y muy ajustado

Las elecciones terminaron el domingo con dos ganadores, pues tanto el presidente del país, Juan Orlando Hernández, como el candidato opositor Salvador Nasralla, se declararon vencedores, antes incluso de que se hiciera público el primer informe oficial.
El lunes, los primeros datos publicados por el TSE dieron una ventaja de casi cinco puntos a Nasralla frente a Hernández.


Nasralla.Derechos de autor de la imagen
Image captionLa Alianza de Oposición asegura que tiene evidencias de la manipulación de los resultados.

El sistema que actualizaba los datos entonces se detuvo por casi 36 horas y, cuando volvió a funcionar, esa ventaja comenzó a desaparecer hasta dar la delantera al actual presidente.
En base a la última actualización, con el escrutinio del 94,35 % de las actas, Juan Orlando Hernández lidera la contienda con el 42,92 % de los votos, mientras que Nasralla suma el 41,42 %.

Unas elecciones muy controvertidas

Estas han sido unas elecciones muy polémicas desde el principio, por diferentes motivos.
Primero, por el árbitro, pues los críticos acusan al TSE de responder al gobierno, incluso antes de los comicios.


Juan Orlando HernándezDerechos de autor de la imagen
Image captionEl presidente de Honduras se presenta a una polémica reelección.

En segundo lugar, por la búsqueda de la reelección por parte del actual presidente del país, pues la Constitución prohíbe un segundo mandato.
Hernández pudo presentarse gracias a un fallo del Tribunal Supremo de 2015 que inhabilitó los artículos de la Carta Magna que prohibían la reelección.
Observadores internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) pidieron al Tribunal Supremo Electoral que no declarase vencedor hasta procesar todas las actas.
La OEA, además, incidió en la necesidad de que, una vez finalizado el escrutinio, el TSE dé "a los partidos políticos la posibilidad de presentar impugnaciones", las cuales deben ser atendidas de "forma imparcial en un plazo razonable y siguiendo el debido proceso".


Eleciones en Honduras
Elecciones en Honduras: entre críticas y apoyos a la reelección presidencial transcurren los comicios “más vigilados” en el país con mayor desigualdad de América Latina

Hay una diferencia importante entre las elecciones de este domingo y todas las celebradas en Honduras en los últimos 36 años, es decir, desde el regreso de la democracia en 1981.
Desde 1982 la Constitución prohíbela reelección presidencial y un supuesto afán reeleccionista se utilizó incluso para justificar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009.
Pero eso no le impide al actual presidente, Juan Orlando Hernández —una de las figuras clave del congreso que destituyó a Zelaya— repetir como candidato.






El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, David Matamoros.Derechos de autor de la imagen
Image captionDesde 1982 la Constitución prohíbe la reelección presidencial y un supuesto afán reeleccionista se utilizó incluso para justificar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009.

Y el hecho de que su principal rival sea la autodenominada Alianza de Oposición en contra de la Dictadura dice mucho acerca del clima político del que impera en el país centroamericano.
Repasamos cuatro claves para entender el proceso electoral del país más desigual del continente americano y uno de los países más violentos del mundo.

1. El regreso de la reelección después de 35 años

La participación del presidente Juan Orlando Hernández en los comicios es, sin ninguna duda, el aspecto más polémico de todo el proceso.
Las autoridades insisten en que el regreso de la reelección es evidencia del nuevo nivel de madurez de la democracia hondureña, pero la oposición la presenta como un primer paso de regreso a las dictaduras del pasado.
Y más allá del rol protagónico de Hernández en la destitución de Zelaya por supuestamente querer reelegirse, muchos destacan también la dudosa legalidad del proceso que permite buscar un segundo mandato.






Evento de campaña de Juan Orlando Hernández.Derechos de autor de la imagen
Image captionLa reelección está prohibida en Honduras desde 1982.

"Fue un proceso bastante irregular, desde el principio hasta el final", le dice a BBC Mundo Carlos Dada, el periodista salvadoreño ganador del premio Maria Moors Cabot, el de mayor antigüedad que se entrega en el campo del periodismo, que estará cubriendo los comicios para el portal digital El Faro.
Como explica Dada, el camino a la reelección de JOH —como acostumbran llamar los medios a Hernández— fue allanado no por una reforma constitucional, sino por una sentencia de la Corte Suprema de Justicia.
"Fue un decreto loquísimo, que declara inconstitucional la Constitución", valora Dada. Y, según el periodista, para conseguir la sentencia a su favor, JOH primero maniobró para destituir a cuatro magistrados opuestos a la reelección "mediante una triquiñuela".






Protesta contra la reelección en Honduras.Derechos de autor de la imagen
Image captionLa oposición hondureña sostiene que la reelección misma de Hernández constituiría un fraude.

El gobierno, sin embargo, asegura que las acusaciones en su contra son pura estrategia de campaña, mientras que Hernández ahora defiende el derecho del pueblo hondureño a decidir a quién quiere como su presidente sin restricciones previas.
"Yo he sido de los que he propuesto que debemos limitar la reelección una sola vez en Honduras y como prueba de ello mandamos el proyecto al Congreso y la oposición no quiere", aseguró en una entrevista con el diario La Tribuna publicada esta semana.

2. Las sospechas de fraude

El control que el presidente Hernández y su Partido Nacional ejercen sobre las diferentes instituciones del Estado también ha afectado la credibilidad del árbitro de los comicios.
Y esto puede crear problemas graves, especialmente si la del domingo termina siendo una contienda cerrada: "Hay una cosa muy peligrosa, que todo el mundo está acusando de fraude al otro y no hay un árbitro creíble", alerta Dada.






Protesta frente a la sede del Tribunal Supremo Electoral de HondurasDerechos de autor de la imagen
Image captionLa credibilidad del tribunal Supremo Electoral ha sido seriamente cuestionada.

"El Tribunal Supremo Electoral no es lo más creíble y ha estado jugando claramente a favor de una de las fuerzas políticas que es la de JOH", considera Dada, "de hecho, el proceso casi ha sido descalificado de antemano por los dos principales contendientes (de Hernández)".
Efectivamente, el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, ha amenazado con desconocer los resultados en caso de victoria de los nacionalistas, asegurando que la misma solo sería posible gracias a un fraude.
Nasralla viajó a Estados Unidos en septiembre para compartir con legisladores estadounidenses las supuestas pruebas de las trampas que afirma se están preparando.
Mientras que el candidato del Partido Liberal, Luis Zelaya, también denunció públicamente "manoseos" en el padrón electoral para tratar de favorecer al partido del actual gobernante, entre otras irregularidades.
"El Tribunal Supremo Electoral no me merece ninguna credibilidad", dijo Zelaya.






Material electoral en HondurasDerechos de autor de la imagen
Image captionLa oposición acusa a las autoridades de preparar un fraude.

Las acusaciones han sido desestimadas por el presidente del Tribunal, David Matamoros, mientras que el presidente Hernández insiste en que son parte de la estrategia de una oposición que se sabe perdedora.
"Ya tienen un discurso escrito para el día de las elecciones, eso en los pueblos lo llamamos curarse en salud", declaró el mandatario, quien también aseguró que el del domingo será "el proceso más observado de la historia".
"En esta elección las misiones internacionales de observadores van a ser mucho más importantes que en elecciones anteriores, porque el árbitro no es creíble", le dice Dada a BBC Mundo.

3. El regreso de Mel Zelaya

El expresidente Manuel "Mel" Zelaya no participa en los comicios como candidato, pero es el coordinador de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.
Y un buen resultado de la Alianza confirmaría su regreso al primer plano de la política hondureña, a ocho años después de su derrocamiento y seis de su regreso definitivo al país.






Manuel Zelaya y Salvador Nasralla.Derechos de autor de la imagen
Image captionEl expresidente Manuel "Mel" Zelaya es el coordinador de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que lleva como candidato a Salvador Nasralla.

El partido Libertad y Refundación (Libre), fundado por Zelaya en 2011, ya se posicionó como la segunda fuerza política del país en las elecciones de 2013, con la esposa del exmandatario, Xiomara Castro, como candidata a la presidencia.
Y tanto Dada como Ismael Moreno, el coordinador del centro de análisis Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús en Honduras (ERIC), coinciden en identificar a la alianza electoral coordinada por Zelaya como la principal fuerza opositora del país.
Aunque mientras Moreno prácticamente da por descontada la reelección Hernández, Dada no desestima completamente las posibilidades de la Alianza.
"Si estás en Tegucigalpa, te quedas con la sensación de que la Alianza va a arrasar. Si vas a Amapala, o a otros lugares del interior, te quedás con la sensación de que solo piensan en un candidato, que es Juan Orlando", le dice a BBC Mundo.
"Es difícil saberlo porque yo no he encontrado encuestas creíbles y todos (los candidatos) dicen que van a ganar, por lo que es una elección difícil de leer. Pero yo creo que la Alianza sí tiene oportunidades", agrega.






Luis Zelaya, del Partido LiberalDerechos de autor de lImage caption
Luis Zelaya, del Partido Liberal, también se ha declarado confiado de su victoria.

La lectura de Dada, sin embargo, es que el tradicional Partido Liberal, que durante décadas se alternó en el poder con el Partido Nacional, han quedado relegados a un tercer plano.
"Su rol en esta elección se reduce a quitarle votos a la Alianza", valora el periodista salvadoreño.
Y una segunda elección consecutiva con los liberales en tercer lugar confirmaría no solo la vigencia de la nueva opción política impulsada por su antiguo presidente, Mel Zelaya, sino también el rediseño definitivo del mapa político hondureño.

4. El modelo de país: entre el "narcoestado" y las ZEDE

Las elecciones definirán el futuro a mediano plazo de uno de los países más violentos de Centroamérica, que también es el más desigual de los países latinoamericanos.
Hernández se presenta como el candidato de la continuidad de un gobierno que presume de haber logrado una reducción importante en los niveles de violencia y de haber convertido a Honduras en un destino cada vez más atractivo para la inversión extranjera.
Pero muchos ven con preocupación la renuncia de soberanía detrás de su proyecto estrella —las llamadas Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo (ZEDE)—, así como los cada vez más evidentes vínculos de prominentes figuras de su Partido Nacional con el crimen organizado.






Porfirio Lobo y Juan Orlando HernándezDerechos de autor de la imagen
Image captionAcusaciones de narcotráfico penden tanto sobre familiares del presidente Hernández y como sobre los de su antecesor, Porfirio lobo.

El caso más sonado es el del hijo del expresidente hondureño, Porfirio Lobo, quien está siendo juzgado por tráfico de cocaína en Nueva York. Pero hasta el hermano de JOH ha sido implicado por el grupo de narcotraficantes conocidos como "Los Cachiros".
Aunque, en su defensa, el gobierno de Hernández hace notar que fue bajo su mandato que se empezaron a hacer efectivas las extradiciones de narcos a EE.UU.
"La lucha contra el crimen organizado se ha intensificado. Y ahí están las capturas y las extradiciones para probarlo", le dijo a BBC Mundo el ministro de Gobernación y Justicia de Honduras, Leonel Ayala.
Mientras que Dada también hace notar que a raíz de lo que se está ventilando en los tribunales de Nueva York, no solo el Partido Nacional parece estar implicado.






Un sospechoso de narcotráfico en Honduras.Derechos de autor de la imagen
Image captionEl gobierno de Hernández asegura estar comprometido con la lucha contra el narcotráfico.

"No te puedo decir si una victoria de la Alianza cambiaría las cosas, porque nunca los he visto gobernando. Pero te puedo decir que cuando Mel Zelaya gobernaba ya habían muchas avionetas aterrizando en Honduras cargadas de droga", apunta Dada.
"También te puedo decir que después del golpe de Estado, y ahí están los mapas del Comando Sur (del ejército de EE.UU.) que lo demuestran, los aterrizajes se multiplicaron de forma alarmante".
En lo que el periodista salvadoreño sí está seguro de que habría un cambio es en el modelo de desarrollo basado en una agresiva inversión privada impulsado por Hernández que tiene su máxima expresión en las ZEDE, territorios autónomos que se beneficiarían de una generosa política fiscal y en los que policía y tribunales estarían en manos de inversionistas privados.
"Esta es una visión que se puso en marcha cuando parecía ser la única opción para Honduras, porque estaba absolutamente aislada después del golpe de Estado", dice Dada, para quien el impulso de estas alianzas público-privadas no ha hecho sino agravar los numerosos conflictos sociales que afectan al país.
Según el exdirector de El Faro, la oposición de las principales organizaciones sociales del país a estos asocios y a los proyectos de las ZEDE —y su consiguiente oposición al gobierno de JOH— los ha llevado a convertirse en importantes aliados políticos de la Alianza, que ha prometido derogarlos.






Protesta en HondurasDerechos de autor de la imagen
Image captionLos conflictos sociales en Honduras se agravaron después del golpe de Estado.

Finalmente, ambas fuerzas también ofrecen visiones radicalmente diferentes del combate a la violencia, con el oficialismo —que presume de una importante reducción en la tasa de homicidios— prometiendo mantener al ejército en las calles.
Las cifras parecieran avalar la estrategia del gobierno: de acuerdo a los datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OVUnah), divulgados el 6 de noviembre, en el primer semestre del año hubo una reducción del 21,2% en comparación con el mismo período en 2016.
"Entre enero y junio del año pasado se registraron 2.574 casos y este año 2.029, lo que son 545 menos", le dijo su directora, Migdonia Ayestas, a BBC Mundo.
Pero no todos confían en las cifras oficiales. Y Dada destaca el altísimo nivel de "violencia dirigida" que existe en Honduras; un problema en el que las fuerzas de seguridad a menudo son más parte del problema que de la solución, como en el caso de la activista ambiental Berta Cáceres.






Protesta por Berta CáceresDerechos de autor de la imagen
Image captionLos autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres todavía no han sido oficialmente identificados.

"Los niveles de violencia dirigida contra periodistas, contra comunicadores, contra políticos, contra ambientalistas, no se ven en ninguna otra parte de Centroamérica", asegura Dada.
"No solo son asesinatos contra ambientalistas: también están los acosos judiciales contra organizaciones campesinas, contra los ambientalistas mismos, los despojos de tierra. Todo esto se agravó muchísimo después del golpe de Estado y es en parte por estas alianzas público-privadas", afirma.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, David Matamoros.






Desde 1982 la Constitución prohíbe la reelección presidencial y un supuesto afán reeleccionista se utilizó incluso para justificar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009.
Hay una diferencia importante entre las elecciones de este domingo y todas las celebradas en Honduras en los últimos 36 años, es decir, desde el regreso de la democracia en 1981.
Desde 1982 la Constitución prohíbela reelección presidencial y un supuesto afán reeleccionista se utilizó incluso para justificar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009.
Pero eso no le impide al actual presidente, Juan Orlando Hernández —una de las figuras clave del congreso que destituyó a Zelaya— repetir como candidato.
Y el hecho de que su principal rival sea la autodenominada Alianza de Oposición en contra de la Dictadura dice mucho acerca del clima político del que impera en el país centroamericano.









Juan Orlando Hernández en campaña.Derechos de autor de la imagen
Image captionEl actual presidente, Juan Orlando Hernández, es también candidato.

Repasamos cuatro claves para entender el proceso electoral del país más desigual del continente americano y uno de los países más violentos del mundo.

1. El regreso de la reelección después de 35 años

La participación del presidente Juan Orlando Hernández en los comicios es, sin ninguna duda, el aspecto más polémico de todo el proceso.
Las autoridades insisten en que el regreso de la reelección es evidencia del nuevo nivel de madurez de la democracia hondureña, pero la oposición la presenta como un primer paso de regreso a las dictaduras del pasado.
Y más allá del rol protagónico de Hernández en la destitución de Zelaya por supuestamente querer reelegirse, muchos destacan también la dudosa legalidad del proceso que permite buscar un segundo mandato.







Evento de campaña de Juan Orlando Hernández.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa reelección está prohibida en Honduras desde 1982.

"Fue un proceso bastante irregular, desde el principio hasta el final", le dice a BBC Mundo Carlos Dada, el periodista salvadoreño ganador del premio Maria Moors Cabot, el de mayor antigüedad que se entrega en el campo del periodismo, que estará cubriendo los comicios para el portal digital El Faro.
Como explica Dada, el camino a la reelección de JOH —como acostumbran llamar los medios a Hernández— fue allanado no por una reforma constitucional, sino por una sentencia de la Corte Suprema de Justicia.
"Fue un decreto loquísimo, que declara inconstitucional la Constitución", valora Dada. Y, según el periodista, para conseguir la sentencia a su favor, JOH primero maniobró para destituir a cuatro magistrados opuestos a la reelección "mediante una triquiñuela".









Protesta contra la reelección en Honduras.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionLa oposición hondureña sostiene que la reelección misma de Hernández constituiría un fraude.

El gobierno, sin embargo, asegura que las acusaciones en su contra son pura estrategia de campaña, mientras que Hernández ahora defiende el derecho del pueblo hondureño a decidir a quién quiere como su presidente sin restricciones previas.
"Yo he sido de los que he propuesto que debemos limitar la reelección una sola vez en Honduras y como prueba de ello mandamos el proyecto al Congreso y la oposición no quiere", aseguró en una entrevista con el diario La Tribuna publicada esta semana.

2. Las sospechas de fraude

El control que el presidente Hernández y su Partido Nacional ejercen sobre las diferentes instituciones del Estado también ha afectado la credibilidad del árbitro de los comicios.
Y esto puede crear problemas graves, especialmente si la del domingo termina siendo una contienda cerrada: "Hay una cosa muy peligrosa, que todo el mundo está acusando de fraude al otro y no hay un árbitro creíble", alerta Dada.









Protesta frente a la sede del Tribunal Supremo Electoral de HondurasDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionLa credibilidad del tribunal Supremo Electoral ha sido seriamente cuestionada.

"El Tribunal Supremo Electoral no es lo más creíble y ha estado jugando claramente a favor de una de las fuerzas políticas que es la de JOH", considera Dada, "de hecho, el proceso casi ha sido descalificado de antemano por los dos principales contendientes (de Hernández)".
Efectivamente, el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, ha amenazado con desconocer los resultados en caso de victoria de los nacionalistas, asegurando que la misma solo sería posible gracias a un fraude.
Nasralla viajó a Estados Unidos en septiembre para compartir con legisladores estadounidenses las supuestas pruebas de las trampas que afirma se están preparando.
Mientras que el candidato del Partido Liberal, Luis Zelaya, también denunció públicamente "manoseos" en el padrón electoral para tratar de favorecer al partido del actual gobernante, entre otras irregularidades.
"El Tribunal Supremo Electoral no me merece ninguna credibilidad", dijo Zelaya.









Material electoral en HondurasDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa oposición acusa a las autoridades de preparar un fraude.

Las acusaciones han sido desestimadas por el presidente del Tribunal, David Matamoros, mientras que el presidente Hernández insiste en que son parte de la estrategia de una oposición que se sabe perdedora.
"Ya tienen un discurso escrito para el día de las elecciones, eso en los pueblos lo llamamos curarse en salud", declaró el mandatario, quien también aseguró que el del domingo será "el proceso más observado de la historia".
"En esta elección las misiones internacionales de observadores van a ser mucho más importantes que en elecciones anteriores, porque el árbitro no es creíble", le dice Dada a BBC Mundo.

3. El regreso de Mel Zelaya

El expresidente Manuel "Mel" Zelaya no participa en los comicios como candidato, pero es el coordinador de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.
Y un buen resultado de la Alianza confirmaría su regreso al primer plano de la política hondureña, a ocho años después de su derrocamiento y seis de su regreso definitivo al país.









Manuel Zelaya y Salvador Nasralla.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionEl expresidente Manuel "Mel" Zelaya es el coordinador de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que lleva como candidato a Salvador Nasralla.

El partido Libertad y Refundación (Libre), fundado por Zelaya en 2011, ya se posicionó como la segunda fuerza política del país en las elecciones de 2013, con la esposa del exmandatario, Xiomara Castro, como candidata a la presidencia.
Y tanto Dada como Ismael Moreno, el coordinador del centro de análisis Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús en Honduras (ERIC), coinciden en identificar a la alianza electoral coordinada por Zelaya como la principal fuerza opositora del país.
Aunque mientras Moreno prácticamente da por descontada la reelección Hernández, Dada no desestima completamente las posibilidades de la Alianza.
"Si estás en Tegucigalpa, te quedas con la sensación de que la Alianza va a arrasar. Si vas a Amapala, o a otros lugares del interior, te quedás con la sensación de que solo piensan en un candidato, que es Juan Orlando", le dice a BBC Mundo.
"Es difícil saberlo porque yo no he encontrado encuestas creíbles y todos (los candidatos) dicen que van a ganar, por lo que es una elección difícil de leer. Pero yo creo que la Alianza sí tiene oportunidades", agrega.









Luis Zelaya, del Partido LiberalDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLuis Zelaya, del Partido Liberal, también se ha declarado confiado de su victoria.

La lectura de Dada, sin embargo, es que el tradicional Partido Liberal, que durante décadas se alternó en el poder con el Partido Nacional, han quedado relegados a un tercer plano.
"Su rol en esta elección se reduce a quitarle votos a la Alianza", valora el periodista salvadoreño.
Y una segunda elección consecutiva con los liberales en tercer lugar confirmaría no solo la vigencia de la nueva opción política impulsada por su antiguo presidente, Mel Zelaya, sino también el rediseño definitivo del mapa político hondureño.

4. El modelo de país: entre el "narcoestado" y las ZEDE

Las elecciones definirán el futuro a mediano plazo de uno de los países más violentos de Centroamérica, que también es el más desigual de los países latinoamericanos.
Hernández se presenta como el candidato de la continuidad de un gobierno que presume de haber logrado una reducción importante en los niveles de violencia y de haber convertido a Honduras en un destino cada vez más atractivo para la inversión extranjera.
Pero muchos ven con preocupación la renuncia de soberanía detrás de su proyecto estrella —las llamadas Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo (ZEDE)—, así como los cada vez más evidentes vínculos de prominentes figuras de su Partido Nacional con el crimen organizado.









Porfirio Lobo y Juan Orlando HernándezDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionAcusaciones de narcotráfico penden tanto sobre familiares del presidente Hernández y como sobre los de su antecesor, Porfirio lobo.

El caso más sonado es el del hijo del expresidente hondureño, Porfirio Lobo, quien está siendo juzgado por tráfico de cocaína en Nueva York. Pero hasta el hermano de JOH ha sido implicado por el grupo de narcotraficantes conocidos como "Los Cachiros".
Aunque, en su defensa, el gobierno de Hernández hace notar que fue bajo su mandato que se empezaron a hacer efectivas las extradiciones de narcos a EE.UU.
"La lucha contra el crimen organizado se ha intensificado. Y ahí están las capturas y las extradiciones para probarlo", le dijo a BBC Mundo el ministro de Gobernación y Justicia de Honduras, Leonel Ayala.
Mientras que Dada también hace notar que a raíz de lo que se está ventilando en los tribunales de Nueva York, no solo el Partido Nacional parece estar implicado.









Un sospechoso de narcotráfico en Honduras.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl gobierno de Hernández asegura estar comprometido con la lucha contra el narcotráfico.

"No te puedo decir si una victoria de la Alianza cambiaría las cosas, porque nunca los he visto gobernando. Pero te puedo decir que cuando Mel Zelaya gobernaba ya habían muchas avionetas aterrizando en Honduras cargadas de droga", apunta Dada.
"También te puedo decir que después del golpe de Estado, y ahí están los mapas del Comando Sur (del ejército de EE.UU.) que lo demuestran, los aterrizajes se multiplicaron de forma alarmante".
En lo que el periodista salvadoreño sí está seguro de que habría un cambio es en el modelo de desarrollo basado en una agresiva inversión privada impulsado por Hernández que tiene su máxima expresión en las ZEDE, territorios autónomos que se beneficiarían de una generosa política fiscal y en los que policía y tribunales estarían en manos de inversionistas privados.
"Esta es una visión que se puso en marcha cuando parecía ser la única opción para Honduras, porque estaba absolutamente aislada después del golpe de Estado", dice Dada, para quien el impulso de estas alianzas público-privadas no ha hecho sino agravar los numerosos conflictos sociales que afectan al país.
Según el exdirector de El Faro, la oposición de las principales organizaciones sociales del país a estos asocios y a los proyectos de las ZEDE —y su consiguiente oposición al gobierno de JOH— los ha llevado a convertirse en importantes aliados políticos de la Alianza, que ha prometido derogarlos.









Protesta en HondurasDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLos conflictos sociales en Honduras se agravaron después del golpe de Estado.

Finalmente, ambas fuerzas también ofrecen visiones radicalmente diferentes del combate a la violencia, con el oficialismo —que presume de una importante reducción en la tasa de homicidios— prometiendo mantener al ejército en las calles.
Las cifras parecieran avalar la estrategia del gobierno: de acuerdo a los datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OVUnah), divulgados el 6 de noviembre, en el primer semestre del año hubo una reducción del 21,2% en comparación con el mismo período en 2016.
"Entre enero y junio del año pasado se registraron 2.574 casos y este año 2.029, lo que son 545 menos", le dijo su directora, Migdonia Ayestas, a BBC Mundo.
Pero no todos confían en las cifras oficiales. Y Dada destaca el altísimo nivel de "violencia dirigida" que existe en Honduras; un problema en el que las fuerzas de seguridad a menudo son más parte del problema que de la solución, como en el caso de la activista ambiental Berta Cáceres.









Protesta por Berta CáceresDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLos autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres todavía no han sido oficialmente identificados.

"Los niveles de violencia dirigida contra periodistas, contra comunicadores, contra políticos, contra ambientalistas, no se ven en ninguna otra parte de Centroamérica", asegura Dada.
"No solo son asesinatos contra ambientalistas: también están los acosos judiciales contra organizaciones campesinas, contra los ambientalistas mismos, los despojos de tierra. Todo esto se agravó muchísimo después del golpe de Estado y es en parte por estas alianzas público-privadas", afirma.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario