Las tres mejores ilusiones ópticas del año te van a hacer dudar de la realidad

Ya tenemos los ganadores del Best illusion of the Year Contest, los premios que celebran el ingenio y la creatividad de aquellas ilusiones ópticas más destacadas durante el ejercicio del año. Un aviso: los tres primeros puestos te harán dudar de la realidad que estás viendo.

Tercer puesto: Dynamic Müller –Lyer

Empecemos por el tercer lugar del pódium. Una ilusión bajo el título de Dynamic Müller –Lyer, del artista visual italiano, Gianni Sarcone. Lo que creemos ver: una serie de líneas que crecen y decrecen.
En realidad, las líneas no se hacen más grandes o pequeñas, es una ilusión óptica. Esta demuestra que un segmento puede parecer visualmente más largo o más corto dependiendo del sentido de las flechas en sus extremos. Como vemos en el vídeo a continuación, el punto rojo en el centro de la línea es equidistante de los otros dos puntos rojos, aunque los extremos de la línea visualmente parecen estirarse y encogerse.
Según el propio Sarcone, esto se debe más a un fenómeno fisiológico que un sesgo psicológico. Nuestra atención se distrae por el campo receptivo de las cabezas de la flecha en forma de V, y como consecuencia se produce un cambio ilusorio interior o exterior de los extremos de la línea. 

Segundo puesto: Skye Blue Café Wall Illusión

El segundo puesto a la mejor ilusión del año se lo llevó una obra que ya habíamos comentado hace unas semanas. Lo que vemos: una serie de franjas que parecen estar dispuestas de forma irregular.
En realidad, las franjas de la imagen son todas perfectamente horizontales y perpendiculares entre sí. Como todas las grandes ilusiones ópticas, nuestro cerebro y ojos nos juegan una mala pasada. ¿Cómo? El contraste alterno entre los tonos es lo que engaña a nuestro cerebro.


Primer puesto: Shape from motion only

Obra de los ingenieros Hedva Spitzer, Niv Weisman y Dana Rearosh, se trata de la mejor ilusión óptica del año según el certamen. Lo que vemos: un fondo aparentemente homogéneo en estático que luego descubre unos conejos o una figura bailando cuando hay movimiento.


¿Cómo es posible? Según los propios investigadores, “los objetos y los fondos fueron creados parpadeando y apagando los píxeles, la única diferencia se traduce en las propiedades temporales, donde jugamos con fenómenos estadísticos, formas y tamaños”.
En realidad, lo conseguido es una muestra fascinante de cómo los circuitos del cerebro del movimiento y de la forma son capaces de interactuar para ayudarnos a interpretar los objetos que tenemos a nuestro alrededor. De ahí su importancia. De hecho, el jurado la nombró ganadora por el potencial para ahondar acerca de los mecanismos de nuestro sistema visual. 
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario