Estas son las razones por las cuales no debes pedir que te sirvan la cerveza en un vaso frio



Hay un bar en un mi barrio con un cartel grande que dice “No se ofrecen vasos congelados”, probablemente porque las personas solían pedir una cerveza en tal vaso. Aunque la idea de prohibir vasos congelados puede parecer un acción de publicidad por un bar hipster, en realidad hay muchas buenas razones por las cuales no debes pedir una cerveza en un vaso congelado.
Quiero empezar con decir que si te gustan los vasos congelados, no hay problema. Sigue pidiendo tu cerveza en ellos. Es definitivamente ventajoso salir con un vaso congelado de cerveza en un día caluroso (tu cerveza se mantiene fría durante más tiempo). 
Pero, si estás en un bar en el cual la temperatura está controlada y por lo tanto no estás en riesgo de terminar con una cerveza caliente, entonces el vaso congelado puede hacer más mal que bien.

Sabores destruidos

La razón principal para dejar de utilizar los vasos congelados es, en mi opinión, que las temperaturas frías destruyen los sabores en las cervezas. Aunque esto puede ser una buena idea si estás bebiendo una cerveza lager barata que quizá no tiene el mejor sabor, utilizando un vaso congelado con una cerveza más intensa extingue el sabor. La temperatura ideal para la mayoría de las cervezas está entre 4 y 10 °C. Cuando bajas la temperatura aún más, empiezas a cambiar el sabor.
¿No me crees? Intenta hacer una comparación en tiempo real de una cerveza en un vaso congelado y una en un vaso a temperatura ambiental. Vas a detectar mucho más sabor de la cerveza ligeramente fría en el vaso normal que la cerveza del vaso congelado. 
Me imagino que si estás tomando una cerveza fina, gastaste un poco más porque querías probar todos los sabores. No la arruines con un vaso congelado que va a matar todos sus matices.

Sabores raros

Tomando en cuenta que tu vaso fue limpiado un poco antes de que entrara al congelador, hay una buena posibilidad de que la “capa de hielo” en la superficie de tu vaso en realidad sea el desinfectante que se utilizó para limpiarlo. Eso no es algo que te quieres tomar.Además, ese vaso también puede recoger un montón de sabores que no quieres en tu cerveza. Considera el congelador del bar. ¿Te comerías un sándwich que estuviera ahí dentro? Probablemente no. Lo mismo que estaba en el sándwich ahora está congelado en tu vaso. Esto incluye las esencias de la comida del camarero que metió en el congelador y los sabores del producto que el personal utilizó para limpiar el congelador por la noche.
Se puede decir lo mismo del congelador de tu casa. ¿Qué sabor tiene la comida que se ha quedado dentro demasiado tiempo? ¿Querrías hacerle eso a tu cerveza?

Más espuma

Las burbujas de carbonización se pegan a la capa de hielo al lado del vaso. Esto significa que tu cerveza tendrá más espuma que debería.
Nadie quiere una cerveza con un montón de espuma, pero cuando la pones en un vaso congelado, eso es lo que te espera.
De nuevo, si te encantan los vasos congelados, no dejes que yo te detenga. Solo te aconsejo que pruebes las dos versiones. El sabor de una cerveza en un vaso a temperatura ambiental podría sorprenderte.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario