Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha encontrado otra forma en la que esta marca puede hacer daño, al menos en sus recientes lotes de producción, afectando sobre todo su línea de café frío enlatado. Las autoridades, junto a la compañía, encontraron que el proceso de producción actual para el café puede permitir la aparición de la toxina bolutínica, la cual puede producir botulismo. Por ahora no se han reportado personas afectadas por este café.
El botulismo es una enfermedad que produce mareo, debilidad, visión doble y borrosa, dolor muscular y más síntomas. Además, puede ser mortal entre el 5 y 10% de los casos. Se desconoce si la marca querrá cambiar su nombre después de esto.