Londres declaró la máxima alerta mientras busca al autor del atentado del metro



Un balde y luces de Navidad: el artefacto casero del metro de Londres que no explotó como estaba previsto, evitándose una masacre


Las imágenes tomadas por algunos pasajeros del metro de Londres demuestran que el artefacto utilizado en el acto "terrorista" de este viernes no era para nada sofisticado.
Un balde de plástico blanco en el interior de una bolsa de supermercado que explotó segundos antes de la parada de Parsons Green de la capital británica en plena hora punta causó heridas -en su mayoría, quemaduras- a al menos 29 personas.
Según dijo Frank Gardner, periodista de la BBC especializado en temas de seguridad, citando a expertos en explosivos, el artefacto no funcionó como estaba previsto y causó una "deflagración" más que una detonación.
"De haber funcionado como estaba previsto, habría matado a todo el mundo alrededor y herido de por vida a quienes estaban en el vagón", dijo.
La bomba fue definida por la Policía de Londres como un "artefacto explosivo improvisado" que provocó sobre todo "quemaduras por un fogonazo", dijo su responsable antiterrorista, Mark Rowley.













Imágenes de una bolsa en llamas en un vagón tras la explosión en el metro de Londres

"El detonador del dispositivo parece haber funcionado, pero la carga principal no llegó a detonar. Esto podría deberse a que el fabricante de la bomba siguió instrucciones equivocadas", según el corresponsal de asuntos internos de la BBC, Dominic Casciani.
"El ruido que ocasionó la explosión y el hecho de que la bomba ni siquiera rompió el cubo de plástico que la contenía sugiere que podría haber sido peróxido de hidrógeno. Puedo compararla con otras bombas que tuvieron un estallido similar, pero que quedaron con el balde totalmente destruido", le dijo al Daily Mail el experto en explosivos Sidney Alford.

Luces de Navidad como detonador

En las imágenes publicadas, se ven sobre el balde pequeñas llamas, ropas negras y una tira de luces de árbol de Navidad, que se utilizan frecuentemente como detonador programable en artefactos caseros. La bolsa isotérmica de supermercado ayudaría a mantener estable el dispositivo.
El temporizador suele estar conectado a una fuente de energía -generalmente, una batería- que permite detonar el artefacto. En este caso, las luces actuarían como fuente de energía.
Algunas de las luces tienen lo que parece un tapón blanco en el extremo que podría ser cera. Este método se ha utilizado anteriormente para sellar las bombillas después de haber sido modificadas para formar parte de una bomba, según Casciani.






Imágenes de la olla a presión utilizada para fabricar una bomba caseraDerechos de autor de la imagenWEST MIDLANDS POLICE
Image captionLa policía encontró una bomba casera fabricada en una olla a presión mediante un dispositivo con luces de Navidad modificadas en la casa de Zahid Hussain, condenado el pasado mes de mayo por planear atentar contra la línea de tren de Birmingham a Londres.

En el ataque fallido de octubre de 2016 contra el metro de Londres, por ejemplo, el autor abandonó uno de los vagones tras dejar el artefacto dentro de una mochila.
Encontró las instrucciones para fabricar la bomba en un manual yihadista, usó un reloj barato como temporizador y las luces de Navidad modificadas actuaron como detonador.
La Policía afirmó que esta bomba casera es muy similar a las que se intentaron hacer estallar sin éxito en el subterráneo de Londres el 21 de julio de 2005. En aquella ocasión, los atacantes accionaron los detonadores pero los dispositivos no explotaron.






Uno de los dispositivos del 21 de julio de 2005 que no llegaron a explotar.Derechos de autor de la imagen
Image captionUno de los dispositivos del 21 de julio de 2005 que no llegó a explotar.

Continúa la búsqueda del autor

"Un dispositivo con un temporizador, obviamente, sugiere que alguien lo dejó en el lugar; aunque es totalmente posible que el atacante tuviera la intención de permanecer con la bomba hasta el final", explicó Casciani sobre el ataque de este viernes.
Varios expertos consideran que el responsable, que permanece huido, entró en el metro con la intención de activar la bomba en alguna estación específica.
Por ello, la policía busca en las cámaras de seguridad del transporte público para identificarlo entre los cientos de pasajeros que viajaban a esa hora.






Una mujer con quemaduras atendida por los equipos de emergenciaDerechos de autor de la imagenS
Image captionLa mayoría de personas heridas este viernes fueron atendidas por quemaduras.

"Sospecho que Parsons Green no era el objetivo previsto. Creo que fue más bien una detonación prematura que cualquier otra cosa. Esto podría haber sido peor ya que podría haber matado un número significativo de personas", dijo a varios medios el experto en terrorismo Will Geddes ante la posibilidad de que el artefacto pudiera haber sido accionado en otra estación más concurrida como Paddington o Notting Hill.
En declaraciones a Sky News, el general Chip Chapman advirtió que aunque no se trata de un dispositivo sofisticado como los empleados en recientes atentados en Europa reivindicados por el autodenominado Estado Islámico, el artefacto casero guarda similitudes con ataques anteriores.
"Esto no se parece a un explosivo de alto nivel de ISIS como TATP (triperóxido de triacetona) o, si lo fue, falló significativamente", declaró antes de que el grupo reivindicara la autoría a través de su agencia de noticias Amaq.






Un policía en la estación de Euston durante la tardeDerechos de autor de la imagen
Image captionDurante la tarde, se incrementó la presencia policial y seguridad en las estaciones de metro.

La BBC entrevistó a un pasajero, Peter Crowley, que sufrió quemaduras en el cuero cabelludo por lo que describe como una "bola de fuego". "Vi como la chaqueta de un pasajero se derretía por las llamas", relató.
En las horas posteriores al incidente, el gobierno británico elevó el nivel de amenaza terrorista a "crítico", lo que significa que se espera un ataque "inminente".
Una amplia presencia policial fue desplegada en todas las estaciones de metro durante la tarde como medida de seguridad.


La premier británica Theresa May declaró la alerta máxima por terrorismo

 El gobierno británico elevó a su nivel más alto el grado de amenaza terrorista mientras trata de capturar al autor del atentado contra el metro de Londres que dejó este viernes 29 heridos leves.

 "La gente verá más policía armada en el transporte público y en nuestras calles, brindando protección adicional", explicó la primera ministra Theresa May tras el atentado contra un tren en la estación de Parsons Green reivindicado por la organización Estado Islámico (ISIS, por su siglas en inglés).

"Es una medida proporcional y sensata" que supondrá que el ejército asuma tareas policiales antes de las grandes aglomeraciones del fin de semana en torno a acontecimientos deportivos, dijo May.

El atentado, el quinto este año en el Reino Unido, se produjo poco después de las 08:00 horas (07:00 hora GMT), cuando no cabe un alfiler en los trenes.

Fue "un artefacto explosivo casero" que provocó sobre todo "quemaduras por un fogonazo", dijo a la prensa el comandante de policía Mark Rowley, sin proporcionar información sobre el o los autores del atentado.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo a la radio LBC que estaba en marcha "una caza" para hallar al o a los autores del atentado. Según Sky, la policía privilegia la hipótesis de un artefacto que no estalló completamente, pero cuyo fogonazo habría bastado para herir a los pasajeros.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario