Por qué comprar aceite caro para el motor de tu auto es un desperdicio de dinero

El laboratorio Blackstone se encarga de analizar el contenido del aceite de motor usado, con el fin de comprobar el rendimiento de los motores según el paso del tiempo.

A inicios de mes, se valió de su amplia base de datos para estudiar si realmente ciertas marcas de aceite tienden a contener más partículas de desgaste de metal. El resultado de este análisis hará que lo pienses dos veces antes de tirar el dinero en aceites de competición.
Blackstone recibe muestras de aceite de miles de personas de los Estados Unidos, interesadas en saber cómo resisten sus motores los embates del tiempo —en parte, para predecir o evitar daños catastróficos—. Por ejemplo, envié una muestra de aceite y descubrí que el refrigerante estaba metiéndose en mi motor. De no haberlo sabido, podría haber arruinado los cojinetes.
Al recibir las muestras, Blackstone envía el aceite a un espectómetro para saber qué porcentaje de ese aceite —en partes por millón (ppm)— está compuesto por elementos de desgaste como aluminio (que puede provenir de los pistones o de la caja del motor), cromo (de los anillos del pistón), hierro (de los cilindros, árbol de levas u otras partes del tren de válvulas), cobre (de los casquillos, cojinetes o refrigerantes), plomo (de los cojinetes) y estaño (también de los cojinetes).
Esto significa que Blackstone tiene miles de reportes que muestran la concentración de partículas de desgaste de algunos motores, los cuales utilizan ciertos tipos de aceites para ciertos intervalos de drenaje. En su boletín informativo de julio, el laboratorio decidió usar estos datos para comparar las diferentes marcas. Sorprendentemente, los resultados mostraron que comprar aceites costosos no brinda muchos beneficios para alargar la vida de tu motor.


















Imagen: Laboratorios Blackstone

El primer motor que Travis Heffelfinger (analista senior de Blackstone y responsable del estudio) analizó fue el de un Subaru EJ, de 2.5 litros, para el cual el laboratorio tiene 5234 informes completados. Estos estás asociados con muestras de aceite que, en promedio, fueron usadas en el motor en 6,276 km antes del drenaje.
Travis clasificó esos 5234 informes por tipos de aceites, dato brindado por los propietarios al enviar sus muestras a Blackstone. La segunda fila de la tabla de abajo muestra que 1321 muestras eran de un Rotella T6 5W-40; 483, de un Mobil 1 5W-30; 184, de un Subaru 5w-30, etc.
La tercera fila muestra el intervalo de drenaje promedio de cada marca y tipo de aceite (absolutamente todos rondan los 6437 km). Asimismo, las filas cuatro hasta la ocho indican las partes por millón de diversas partículas de desgaste. 
La conclusión, escribe Heffelifinger, es que, a pesar de que los aditivos que contienen (filas nueve hasta la quince) son diferentes (en parte, porque cada marca consigue los mismos resultados usando distintas mezclas de aditivos), el desgaste existente es básicamente el mismo. Escribe lo siguiente:
Para el desgaste de metales, casi no hay ninguna diferencia. En promedio, el hierro está entre los 8 y 11 ppm; el cobre, entre los 7 y 12 ppm. Otros metales incluso tienen una diferencia menor, y ningún tipo de aceite tiene los niveles más bajos en todos los metales.
Debido a que los intervalos de drenaje no son exactamente los mismos, Heffelfinger profundiza y nos muestra una gráfica con la tasa de desgaste del hierro por cada 1600 km recorridos (el cual aumenta en proporción al kilometraje del vehículo).


















Imagen: Laboratorios Blackstone

Lo que el gráfico muestra es que, incluso si normalizas el desgaste de hierro por kilometraje en las muestras de aceite, la diferencia resulta minúscula —la tasa de desgaste más baja es de 2.03 ppm por cada 1600 km, mientras que la más alta es de 2.58—.
En otras palabras, por cada 1600 km, el Rotella T6 desgasta solo media parte por millón más lento que el Royal Purple. Como escribió Heffelfinger en su informe, esa diferencia es “…prácticamente insignificante. En un motor típico, la mitad de una parte por millón de aceite en el cárter es una cantidad tan minúscula que serías incapaz de verla sin hacer uso de un microscopio”.
Para ilustrar este punto, nos explica que la mitad de una parte por millón de una piscina olímpica de 660,000 galones equivale a poco más de cinco tazas de agua, lo que significa que “podría fastidiarte si sabes que está ahí, pero siendo realistas, nunca notarás la diferencia”.
Heffelfinger procesó datos similares de diversos motores, como un GM V8 de 5.3 litros, un Cummins ISB de 6.7 litros y un Volkswagen TDI de 1.9 litros.


















Imagen: Laboratorios Blackstone

Puedes leer aquí la totalidad de los análisis. No obstante, algunos de los datos presentados —como los de Amsoil en la tabla de arriba— parecen mostrar menor desgaste en un tipo de aceite con respecto a otros. Sin embargo, Heffelfinger cree que esa diferencia no es significativa. En última instancia, concluye que, en términos de tasa de desgaste, la marca del aceite parece no representar un factor determinante. Al respecto, declara lo siguiente:
Vemos más diferencia en los niveles de desgaste cuando se trata de tipos de motor, la antigüedad del aceite, la viscosidad, el uso del motor, etc. Sea cual sea la diferencia entre marcas de aceite, en términos de desgaste, la mayoría de motores casi no experimenta diferencia alguna.
No está de más recordar que este estudio tiene algunas limitaciones, ya que la base de datos con la que cuenta Blackstone es únicamente la brindada por los propietarios de vehículos y dueños de flotas que enviaron sus muestras, cada una con intervalos de drenaje distintos. Por ejemplo, podría haber una mayor diferencia en la tasa de desgaste de las distintas marcas si todas las muestras de aceite tuviesen un mayor kilometraje. O, por el contrario, quizás un uso más prolongado del aceite perjudicaría los resultados de las marcas —basándonos en los datos disponibles, no se puede afirmar ni contradecir nada sobre este punto—.
Además, desconocemos algunos datos como la forma de conducir o las condiciones climáticas de cada muestra. No obstante, si bien es cierto que estandarizar las muestras ayudaría a limitar factores como los mencionados, tampoco sería una solución perfecta.
Aún así, ver el desgaste de metal de diversos motores y clasificar los resultados según cada tipo de aceite hace que este estudio resulte interesante. A pesar de sus limitaciones, las conclusiones del informe no sorprenden. Los aceites de motor tienen que cumplir ciertos estándares para obtener el certificado del American Petroleum Institute (API), e incluso los aceites modernos más baratos son capaces de hacer un estupendo trabajo reduciendo el desgaste de tu motor (aunque el diseño de los motores modernos tiene mucho que ver en ello, claro está). Quizás este estudio no sea completamente exhaustivo y concluyente, pero refuerza mi elección de usar un aceite barato de la marca propia de Walmart en mi vieja Jeep. Además, algo me dice que este aceite es mucho mejor que las versiones disponibles cuando su motor de seis cilindros fue diseñado en los lejanos 1960.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario