Esta ilusión auditiva secreta hace que Interstellar, The Dark Knight o Dunkirk sean tan memorables

Nolan acaba de estrenar Dunkirk, su aproximación a la Segunda Guerra Mundial a través de los acontecimientos ocurridos en Dunkerque. La crítica habla de su película más redonda, palabras mayores para un tipo que cuenta con The Dark Knight o Interstellar. Todas brillantes y memorables, todas con un truco auditivo.
Para ser más precisos, deberíamos hablar de ilusión sonora. En el transcurso de una entrevista hace unas semanas con motivo de la promoción de Dunkirk, un periodista le preguntó al director por esas partituras que hacen de sus películas un espectáculo tan intenso.
Obviamente, para ello debía hablar de ese tándem que forma con el compositor Hans Zimmer. Ante la pregunta, Nolan reveló parte del secreto que hace de la música de sus films uno de los actores más importantes. De hecho, desde The Prestige todas sus producciones nos mantienen en tensión gracias a un tal Shepard. Esta fue la respuesta del director:
El guión de Dunkirk fue escrito en conjunto con las partituras principales. A decir verdad, hay una ilusión sonora, si se quiere, en mis películas llamada “escala de Shepard”. Con mi compositor David Julyan en “The Prestige” exploramos eso y basamos una gran cantidad de la partitura alrededor de la escala.
Se trata de una ilusión donde hay una continua ascensión de tono. Es un efecto sacacorchos. Siempre sube y sube y sube pero nunca sale de su rango. Y escribí el guión de acuerdo con ese principio. En Dunkirk entrelazo las tres líneas de tiempo de tal manera que hay una sensación continua de intensidad. Así que quería construir la música sobre principios matemáticos similares.
Poco después le envié a Hans una grabación que hice de un reloj que tengo con un tictac particularmente insistente y empezamos a construir la pista de ese sonido, y luego trabajamos desde ese sonido y construimos la música mientras construíamos el corte de imagen. Así que hay una fusión entre la música, los efectos de sonido y la imagen que nunca hemos sido capaces de lograr antes.

La escala Shepard



Cuando Nolan habla de la escala de Shepard se refiere a un tipo de ilusión auditiva, el equivalente sonoro a una ilusión óptica. Un “truco”, si se quiere, donde el oyente escucha sonidos que no están presentes en el estímulo, una especie de sonido imposible que engaña al cerebro.
El efecto, llamado así por el psicólogo Roger Shepard, es el resultado de una escala musical que produce la sensación de ser infinita. El efecto se produce por la superposición de las denominadas como ondas sonoras sinusoides (ondas de presión en esferas concéntricas expansivas) separadas por octavas.


En este caso, cuando la base del pitch (la armonía) sube o baja, el sentido de la escala también parece variar. En ese instante, nos produce una sensación donde cada tono parece que es más alto o más bajo que el anterior, nos concentramos en los cambios entre las notas más próximas y omitimos el resto. Sin embargo, es una ilusión, no es así realmente.


Esto es lo que hace Nolan para que las bandas sonoras de películas como Interstellar o The Dark Knight sean tan memorables y protagonistas en la historia. No es el único caso, artistas como Pink Floyd (con Echoes) o Queen (con A Day at the Races) han jugado con esta psicodelia sonora que nos explota en la cabeza casi sin darnos cuenta.
Así que si vais a ver en los cines Dunkirk, acordaros de la escala. El propio Nolan sugiere que el último film ha alcanzado cotas difíciles de superar fusionando el score con las imágenes. Eso, en gran parte, se le debemos al psicólogo californiano que descifró la ilusión, Roger Shephard. [BusinessInsiderWikipedia]
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario