Bloquear una señal GPS es peligroso, ilegal, sencillo y muy barato

Compré esto en eBay. Tres días después, cuando el sobre de 113 g llegó desde Nueva York, parecía inofensivo. 

Contenía una caja de plástico negra (casi del tamaño de un dedo), una pequeña antena negra para atornillarla a la caja y dos fusibles de vidrio. 

Estaba diseñada para conectarse en la toma de mechero de 12 voltios de un coche (esa parte en la que solía colocarse el encendedor). 















El inhibidor, tal como llegó (izquierda). Ensamblado (derecha).

Si conectase el gadget a mi coche, bloquearía la señal del Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés) dentro un radio de 4,8 m, inutilizando la aplicación de Google Maps de mi smartphone y desactivando cualquier dispositivo de rastreo que pudiese haber en mi vehículo. 
Todo esto puede sonar inofensivo, a menos que tomemos en cuenta lo siguiente: miles de vidas (por ejemplo, los que están en un avión) y billones de dólares dependen de una señal GPS confiable y precisa. 
Por ello, es fácil comprender por qué el uso, venta o fabricación de mi pequeño inhibidor de señal y otros similares es considerado ilegal en los Estados Unidos y muchos otros países. Cada vez que lo enciendo, podría ganarme en una multa de $16,000.
Sin embargo, es muy fácil conseguirlo en línea, y no soy la única que lo ha hecho.
Durante los últimos ocho meses, el investigador en seguridad Vlad Gostomelsky ha estado utilizando sofisticados detectores a lo largo del país con el fin de encontrar quién está utilizando inhibidores de señal GPS, y por qué. 
El resultado es fascinante: ha encontrado casos de gente común y corriente usándolos a pesar del riesgo que esto implica. 
Por ejemplo, ha visto camioneros tratando de evitar el pago del peaje en las autopistas, empleados evitando que sus jefes rastreen sus coches, chicos de secundaria usando los inhibidores para hacer volar sus drones en áreas restringidas y, al parecer, también policías encubiertos que los usan para evitar ser rastreados —lo que demuestra que, en el mundo inalámbrico, los aparatos que usas para evitar ser detectado pueden, en realidad, hacer más sencillo que te encuentren—. 
Solo necesitas buscar en el canal adecuado. 
La venta y uso de los inhibidores, incluso por la policía, es un crimen federal con penas que van desde una multa hasta prisión efectiva. 
Cualesquiera que sean las razones de los usuarios, su uso representa una seria amenaza, ya que encriptan la señal de satélite de los cuales dependen sistemas vitales —como, por ejemplo, móviles, aviones, la Bolsa de Nueva York—. 
Cuando un inhibidor de señal está activado, estos sistemas pueden estropearse.
El Sistema de Posicionamiento Global se basa en datos precisos de tiempo enviados desde 31 satélites equipados con relojes atómicos en el espacio; un receptor calcula una ubicación determinando su distancia exacta con la ayuda de un puñado de esos satélites. 
No se utiliza solo con fines de navegación, sino también para sincronizar, por ejemplo, transacciones en el mercado de documentos (en efecto, el tiempo es dinero). 
Los inhibidores de GPS operan difundiendo ruido en la misma frecuencia utilizada por los satélites, de manera que los receptores no puedan recoger ninguna señal. 
Dependiendo de su fuerza de difusión, pueden bloquear la recepción GPS por unos pocos metros, e incluso kilómetros.








En junio de 2015, aviones que volaban hacia el Aeropuerto Internacional de Filadelfia reportaron que perdían su señal GPS cerca de 1,6 km antes de llegar a la pista de aterrizaje. 
Un agente de la Comisión Federal de Comunicaciones (Federal Communications Commission, FCC), encargada de imponer prohibiciones contra los inhibidores, investigó el tema y encontró un camión en un estacionamiento cercano. 
El chófer dijo que estaba usando el aparato para desactivar los dispositivos de rastreo de su vehículo, y que desconocía que usar el inhibidor era ilegal. Según un informe gubernamental sobre seguridad de aviación, el agente “confiscó la unidad de bloqueo y la destruyó con una almádena”.
No hay registro de algún incidente particular en la página de “normativa sobre bloqueadores de señal” de la FCC, lo que significa que el camionero se libró fácilmente de una sanción. 
Otros, por el contrario, han afrontado multas considerables por el uso de estos dispositivos, como por ejemplo Gary Bojczak, quien fue multado con $32,000 por interrumpir la señal en el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark con un inhibidor de señal que usaba para ocultarle a su jefe su ubicación.
Esto es lo que ocurre cuando la tecnología construida —y necesaria— para propósitos militares de alto grado se pone a disposición del público general para un uso personal y, a menudo, frívolo. La gente que intenta evadir a sus fastidiosos jefes termina estropeando sistemas de navegación de los cuales todos dependemos. 
Durante años, el Ejército ha estado planeando un sistema de GPS más seguro, pero este proyecto se ha visto constantemente retrasado. En vez de tener un mejor sistema, el Gobierno protege la endeble infraestructura prohibiendo los inhibidores. Sin embargo, parece que no está funcionando.
Dudaba sobre quebrantar o no la ley para probar mi nuevo inhibidor de GPS, así que me quedé sin usarlo, pero pude encontrar a gente en línea dispuesta a documentar su éxito.
En un vídeo de YouTube de 2013, un hombre muestra entusiasta cuán bien funciona su inhibidor; tras ello, direcciona a sus espectadores hacia un sitio que vende ese producto a cambio de bitcoins. 
En el vídeo, se le ve conectar su inhibidor en la toma de corriente del tablero de su coche, y al activarlo provoca que el dispositivo de rastreo de gestión de flotas de su vehículo pierda la señal GPS.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario