MINI Countryman S 2018: Prueba de manejo

Desde hace una década, algunos fabricantes de automóviles no presagiaron el éxito que tendrían los SUVs, por lo que no tuvieron la maestría de tener un modelo de este tipo dentro de sus filas. No obstante, algunas marcas decidieron expandir su gama de modelos creando utilitarios cuando la moda por las camionetas apenas iniciaba.

Uno de los ejemplos más claros es BMW Group, que además de crecer la familia X de BMW conformada por crossovers, pensó que sería buena idea crear un MINI Cooper con una carrocería más grande y de esta forma entrar al mundo de las SUVs.

El nacimiento

Fue así como en 2010, la marca de origen inglés vio la llegada del Countryman, un modelo que sin importar que ser un SUV no dejó de lado la esencia de MINI Cooper y, claro, del Austin Mini Countryman de la década de 1960. Aunque claro, al no ser un vehículo pequeño para algunos este nuevo integrante de la familia no fue visto con buenos ojos debido a que no seguía la filosofía de la empresa. Lo que es un hecho es que hay a quienes les agrada el estilo del MINI Cooper pero las necesidades de espacio quedan muy lejos.
Por esta razón, este vehículo sólo lleva el apelativo de MINI en el espíritu y no el tamaño. En el caso particular de las dimensiones, la diferencia en la longitud que existe entre en un Countryman y un Cooper es de medio metro, de ahí que el espacio de la cabina, en especial de la segunda fila de asientos y de la cajuela, tenga más volumen.

Más tamaño, más confort

Como buen miembro de la familia MINI, la segunda generación del Countryman, que tiene como rivales directos al Audi Q3 y al Mercedes-Benz GLA, ostenta el mismo estilo cuando se observa a simple vista. Pero poniendo más atención podemos ver que el diseño de la carrocería, así como de las luces son más modernas y aerodinámicas que su antecesor.
Dentro de la serie de transformaciones de la segunda generación tenemos un incremento en las dimensiones de la carrocería. Así pues al tener una longitud de 4.3 metros, es decir 20 centímetros más, en comparación con su antecesor, el más beneficiado es el habitáculo, ya que ahora los pasajeros gozan de más espacio especialmente para los que viajan en la banca trasera.
De cualquier  manera, al ser más largo que su antecesor el volumen de la cajuela obtiene más volumen, en cifras ofrece una capacidad de 15.8 pies cúbicos (450 litros) esto es más del doble que el MINI Cooper Hatchback, y de 49 pies cúbicos (1,390 litros) al momento de reclinar el respaldo de la fila posterior.Otro punto a destacar es que además de ofrecer mayor confort al existir más espacio para las piernas, la segunda fila de asientos se puede deslizar hasta 5.1 pulgadas (13 centímetros) para permitir que los pasajeros tengan más amplitud en las piernas, o bien que la cajuela sea más grande según las necesidades.
Continuando con esta zona del Countryman, encontramos que ahora podemos abrir la quinta puerta de forma automática con sólo pasar el pie por la defensa posterior, al mismo tiempo existe un elemento que únicamente podemos encontrar en un MINI, se trata del tapete que cubre la cajuela y podemos extender hasta al borde para poder sentarnos cómodamente debido a que en el extremo está acojinado.


Junto a esta ganancia de espacio en el cabina, el interior de la segunda generación del Countryman
 obtiene un rediseño en el tablero, así como en la calidad de los plásticos. Todo en conjunto hacen que el ambiente del vehículo sea idéntico al Cooper Hatchback, inclusive la posición del volante es similar.Todo el look de MINI

Simultáneamente, destaca el sistema de info-entretenimiento con pantalla táctil de casi nueve pulgadas, la interfaz MINI Connected, el Head Up Display y la cámara de reversa. Aunque puede ser operada por mandos táctiles también esta la posibilidad de hacerlo por medio de los botones ubicados en la consola central. Un sello más de MINI es la circunferencia de la pantalla que cambia de color según la función, ya sea al subir el volumen, al cambiar de estación, al operar el aire acondicionado o al elegir los modos de manejo.
Tal vez una critica un tanto negativa es la persiana del doble quemacocos que deja pasar demasiado los rayos del sol. Y es que en zonas donde hace mucho calor o en caso de dejar el vehículo estacionado bajo de los rayos del sol la cabina guara demasiado calor por lo que es inminente encender el aire acondicionado.

Así como el diseño del Countryman no niega en lo mínimo que se trata de un MINI, lo mismo sucede en la conducción. A pesar del incremento en la longitud, elevación sobre el piso y un mayor peso en comparación con el Cooper Hatchback, el comportamiento del vehículo es bastante ágil al grado que olvidamos que vamos al volante de un SUV.Un SUV multifacético

Dado que porta 189 hp y 207 libras-pie de torque, es un hecho que la conducción de este Countryman la podemos catalogar como deportiva. Para lograr el máximo desempeño y un óptimo consumo de combustible según las necesidades, es posible elegir entre tres modos de manejo que van desde una conducción enfocada la eficiencia a un estilo orientado a la deportividad.
Al momento de elegir el modo de manejo Sport el motor y caja responden a la menor provocación. Pero en caso de requerir una conducción menos briosa podemos optar por el modo Mid, que no es otra cosa más que un estilo de manejo normal. Si lo que se busca es economizar combustible al estar en un embotellamiento o circular a bajas velocidades, el modo Green hace que el cuatro cilindros haga cambios a menos revoluciones para alcanzar la mayor eficiencia.
Algo que también mejoró es la insonorización del ruido exterior y la sensación de la suspensión que dejó de ser demasiado rígida para dejar a un lado el espíritu deportivo para enfocarse más en un manejo suave y cómodo.
Aunque en cierta medida fue degrada la sensación de deportividad de la suspensión al tener un mayor recorrido en los amortiguadores, existen elementos que permiten exprimir al máximo el poder del cuatro cilindros, tal es el caso de la caja de ocho velocidades con paletas en el volante y la respuesta de la dirección.
Pero más allá de esta suavidad y energía al volante, como su nombre lo dice el Countryman -Campesino- este modelo es capaz de ir más allá de los caminos asfaltados, es decir que podemos rodar por terracerías sin tener que ir esquivando surcos o piedras de gran tamaño.

En resumidas cuentas, este Countryman ofrece la posibilidad de tener la versatilidad de un SUV pero con todo el estilo que caracteriza a MINI y que en ningún otro modelo de la competencia podemos encontrar.Sintetizando

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario