Puerto Rico vota a favor de convertirse en el estado 51 de Estados Unidos en un referendo no vinculante con baja participación

Puerto Rico votó a favor de convertirse en el estado 51 de Estados Unidos en un referendo no vinculante que contó con baja participación.
El 97,18% de los votantes, poco más de medio millón de puertorriqueños, escogió la opción de estadidad con el 99% de los votos escrutados, según el reporte de la Comisión Estatal de Elecciones de la isla.
La consulta contó con tan solo 23% de participación. De los 2.260.804 habilitados para votar, acudieron a las urnas casi 518.000 ciudadanos.
A los votantes se les preguntó si quieren que Puerto Rico sea el estado número 51 de Estados Unidos, si preferían que obtenga la independencia definitiva o si estaban de acuerdo en que siga siendo un territorio autónomo de Estados Unidos, como hasta ahora.
La opción de independencia obtuvo el 1,5% de los votos y la del actual estatus territorial 1,32%.


Un votante ejerce su derecho en un centro de votaciónDerechos de autor de la imagen
Image captionPoco más de medio millón de puertorriqueños acudieron a las urnas.

El referendo fue convocado por el gobierno de la isla en el contexto de crisis económica, que algunos atribuyen, al menos parcialmente, al estatus jurídico inusual de Puerto Rico, a medio camino entre la independencia y la plena estadidad.
Sin embargo, a pesar del voto de este domingo la decisión final no está en manos de los puertorriqueños, sino que debe ser tomada por el Congreso de EE.UU.

Reacciones encontradas

El gobernador de la isla, Ricardo "Ricky" Rosselló, quien hizo campaña a favor de la estadidad, dijo en una alocución que el resultado del plebiscito es un llamamiento a "poner fin a la relación colonial con Estados Unidos".


Gobernador de Puerto Rico, Ricardo RossellóDerechos de autor de la imagen
Image captionEl gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, dijo que la victoria de la estadidad envía "un mensaje claro a Washington".

"Nos corresponde ahora llevar esos resultados a Washington con la fuerza que representa el cumplimiento de un ejercicio democrático", continuó.
El funcionario había dicho previamente que la estadidad es necesaria para resolver la actual recesión económica que afecta a Puerto Rico, la peor en décadas, con una tasa de pobreza del 45%, un desempleo que dobla la media de Estados Unidos y una población que decrece por la emigración al territorio estadounidense continental.
La oposición, por el contrario, calificó la consulta popular como una "derrota" para Rosselló por la baja participación de los votantes.
"(Los electores) se fueron a la calle, a la playa, al río. No hicieron caso. Perdió la estadidad y Rosselló", dijo en una conferencia de prensa el presidente del principal partido opositor, Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer.

La quinta vez

Este domingo los puertorriqueños votaron por quinta vez qué relación política desean tener con Estados Unidos.
Otros referendos se celebraron en 1967, 1993, 1998 y 2012.


Una playa en Puerto Rico con genteDerechos de autor de la imagen
Image captionLas playas de la isla se llenaron este domingo.

En el referéndum no vinculante celebrado en 2012, por primera vez, una mayoría de los votos válidos fueron emitidos por la opción de la estadidad.
Pero cerca del 30% de todos los participantes en esa elección depositaron en las urnas votos en blanco o no válidos, situación que generó dudas sobre la legitimidad política del voto.
El Congreso de Estados Unidos no actuó sobre el resultado de ese referéndum.
La crisis económica en la isla ha provocado grandes déficits gubernamentales, severos recortes en los servicios públicos, un aumento de las tarifas de los servicios y de los impuestos sobre las ventas, así como protestas contra las autoridades locales y federales.

Problemas financieros

El gobierno de la isla dice que no puede cumplir con todas sus obligaciones de deuda, que se estiman en US$72.000 millones.
A principios de mayo Ricardo Rosselló anunció que la isla se declaraba en quiebra con el fin de reestructurar esa multimillonaria deuda.
Los defensores de la estadidad señalan que las leyes de Estados Unidos han permitido que otros gobiernos locales fuertemente endeudados busquen la protección de las leyes de bancarrota para defenderse de sus acreedores.
Pero Puerto Rico tiene menos medios de defensa legal por no ser un estado pleno de la Unión estadounidense.
En medio de la profunda crisis económica que atraviesa Puerto Rico, sus ciudadanos están llamados a las urnas en un referendo trascendental.
El territorio estadounidense celebrará este domingo 11 de junio una consulta no vinculante sobre su estatus legal.
A los votantes se les preguntará si quieren que Puerto Rico sea el estado número 51 de Estados Unidos, si prefieren que obtenga la independencia definitiva o si están de acuerdo en que siga siendo un territorio autónomo de Estados Unidos, como hasta ahora.
El referendo fue convocado por el gobierno de la isla en el contexto de crisis económica, que algunos atribuyen, al menos parcialmente, al estatus jurídico inusual de Puerto Rico, a medio camino entre la independencia y la plena estadidad.
Sin embargo, incluso si los votantes decidieran alejarse del status quo, la decisión final no está en sus manos, sino que debe ser tomada por el Congreso de EE.UU.
Aquí te presentamos 6 claves para entender que está en juego este domingo.
1. ¿Es esta la primera vez que los puertorriqueños votan sobre el tema?
No. Otros referendos se celebraron en 1967, 1993, 1998 y 2012.




Aviso sobre la deuda externaDerechos de autor de la imagen
Image captionLa deuda de Puerto Rico se convirtió en un problema político.

En el referéndum no vinculante celebrado en 2012, por primera vez, una mayoría de los votos válidos fueron emitidos por la opción de la estadidad.
Pero cerca del 30% de todos los participantes en esa elección depositaron en las urnas votos en blanco o no válidos, situación que generó dudas sobre la legitimidad política del voto.
El Congreso de Estados Unidos no actuó sobre el resultado de ese referéndum.
2. ¿Por qué se llama ahora a un nuevo referéndum?
El actual gobernador de Puerto Rico, Ricardo "Ricky" Rosselló, quien tomó posesión del cargo el pasado 2 de enero, tuvo como una de medidas clave de su campaña la promesa de buscar la plena estadidad para la isla.
Asegura que es necesario para resolver la actual recesión económica que afecta a Puerto Rico, la peor en décadas, con una tasa de pobreza del 45%, un desempleo que dobla la media de Estados Unidos y una población que decrece por la emigración al territorio estadounidense continental.
La crisis económica ha provocado grandes déficits gubernamentales, severos recortes en los servicios públicos, un aumento de las tarifas de los servicios y de los impuestos sobre las ventas, así como protestas contra las autoridades locales y federales.




Puerto RicoDerechos de autor de la imagen
Image captionEl gobierno de la isla dice que no puede cumplir con todas sus obligaciones de deuda.

3. ¿Por qué se alega que convertirse en un estado de la Unión puede ayudar a Puerto Rico a resolver sus problemas financieros?
El gobierno de la isla dice que no puede cumplir con todas sus obligaciones de deuda, que se estiman en US$72.000 millones.
A principios de mayo Ricardo Rosselló anunció que la isla se declaraba en quiebra con el fin de reestructurar esa multimillonaria deuda.
Los defensores de la estadidad señalan que las leyes de Estados Unidos han permitido que otros gobiernos locales fuertemente endeudados busquen la protección de las leyes de bancarrota para defenderse de sus acreedores.
Pero Puerto Rico tiene menos medios de defensa legal por no ser un estado pleno de la Unión estadounidense.
Los defensores de la opción de convertirse en estado también argumentan que si se integrara plenamente en la Unión, Puerto Rico recibiría más gasto federal para reactivar la economía, que actualmente tiene una tasa de desempleo cercana al 12%.




San JuanDerechos de autor de la imagen
Image captionPuerto Rico es territorio estadounidense desde 1898.

4. ¿Cómo cambiaría la vida cotidiana de los puertorriqueños si la isla se convirtiera en un estado de Estados Unidos?
Todos los puertorriqueños ya son ciudadanos estadounidenses, con derechos sin restricciones para establecerse en la zona continental de Estados Unidos.
Pero si obtuvieran la condición de Estado, los puertorriqueños que viven en la isla podrían votar por primera vez en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y elegirían legisladores con derecho a votar en el Congreso federal.
Los puertorriqueños también serían elegibles para todas las ayudas gubernamentales actualmente disponibles para los ciudadanos estadounidenses que viven en los 50 estados.
Por otra parte, los puertorriqueños de la isla tendrían que empezar a pagar impuestos federales sobre la renta. En la actualidad no pagan impuesto sobre la renta en Estados Unidos sobre las ganancias obtenidas en la isla.




Puerto RicoDerechos de autor de la imagen
Image captionPuerto Rico ha tenido un activo movimiento pro-independentista durante décadas.

5. ¿Qué sucede después si Puerto Rico vota por la estadidad?
El gobierno de Puerto Rico se jactaría de tener un fuerte mandato popular para solicitar formalmente la admisión en la Unión como un estado pleno.
Pero el Congreso de Estados Unidos tendrá la última palabra, y pocos esperan que los legisladores actuales de los Estados Unidos estén muy entusiasmados con un eventual estado de Puerto Rico.
Una razón importante es que el Congreso de Estados Unidos, controlado por los republicanos, podría verse renuente a aplicar una medida que podría erosionar su mayoría en ambas cámaras al permitir que el electorado de Puerto Rico, que se cree tiende a inclinarse por los demócratas, escoja dos nuevos senadores y varios miembros de la Cámara de Representantes.




Afiche de protestaDerechos de autor de la imagen
Image captionPuerto Rico vota acerca de su futuro.

Además, la concesión de la estadidad de Puerto Rico conduciría a un mayor gasto federal en la isla, lo que podría resultar impopular en un momento en que la mayoría republicana en el Congreso está pidiendo recortes radicales en los gastos.
Puerto Rico sería el estado más pobre de la Unión y muchos de sus residentes resultarían elegibles para recibir mayores ayudas federales.
6. ¿Y la opción de independencia?
Puerto Rico ha tenido un activo movimiento pro-independentista durante décadas, que insiste en que esta isla hispanohablante debe ser una nación latinoamericana, no un territorio estadounidense.




Afiche en Puerto RicoDerechos de autor de la imagen
Image captionLa opción de la independencia no ha tenido éxito electoral en Puerto Rico

Sin embargo, en los referendos celebrados en el pasado, los votantes han sido escépticos frente a las propuestas de cortar todos los lazos con Estados Unidos.
En el último referendo, celebrado en 2012, sólo el 5% votó a favor de la independencia total.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario