Si quieres ser feliz, elimina estos enemigos

El 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad pero, ¿somos realmente felices?
Ser feliz. Un concepto tan relativo como, a priori, complicado. Si nos preguntamos realmente qué es ser feliz, cada persona responderá algo distinto. Y es que para alcanzar la felicidad hay un camino para cada individuo dependiendo de cuáles sean sus aspiraciones. Hay para quien la felicidad es tener salud, vivir en pareja o tener una familia y hay para quien supone tener mucho dinero, un buen trabajo o éxito profesional. Todo es relativo y todo es respetable porque como se suele decir, para gustos los colores. 
Sin embargo, los estudios revelan que hay un importante porcentaje de la población que no se considera feliz. Una sensación en la que intervienen numerosos factores de los que la frustración es uno de los más notorios. Y es que, ¿acaso sabemos hacer frente a la frustración? Seguramente la mayoría responda que no. Pese a ser una de las emociones más comunes, no sabemos controlarla y por consiguiente, tenemos una baja tolerancia a ella. Las espectativas no alcanzadas son el principal motor de esta frustración que nos impide alcanzar la felicidad disfrutando de otras cosas que, pese a no figurar de forma consciente en el listado de objetivos a alcanzar, sí son logros que deberían hacernos sentir bien.
Normalmente la frustración está más presente en personas que necesitan tener todo bajo control y que en algún momento sienten que no pueden hacerlo, pero también en personas incapaces de soportar los momentos difíciles de la vida. Sin embargo, esto es algo que se puede frenar y conrolar. ¿Cómo? Con paciencia y poniendo en práctica las siguientes cosas: Asumir que aunque deseemos que pase algo, no es una necesidad y no tiene porqué realizarse inmediatamente; reconocer la frustración y analizar el porqué de su aparición; asumir que hay cosas que se escapan a nuestro control y que no pasa nada grave por ello; concienciarnos de que nadie es perfecto, asi que nosotros tampoco; y lo más importante, tener paciencia. 


Josh Felise
Pero hay otros enemigos que impiden alcanzar la felicidad (o el bienestar emocional, como queramos llamarlo) y que no hay que perder de vista. La psicóloga clínica Marina Bassas Vivó, miembro de Top Doctors, nos los detalla:

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario