Francisco del Rosario Sánchez, un titán fusilado por su fervor independentista en su RD



Se conmemora el bicentenario del nacimiento del prócer
SANTO DOMINGO. La Independencia de la República Dominicana no se habría podido producir sin la firmeza y el arrojo de Francisco del Rosario Sánchez, a quien la nación rinde hoy homenaje con motivo del bicentenario de su natalicio.
Sánchez fue uno de los patriotas que alimentó el ideal separatista, concebido e impulsado por Juan Pablo Duarte, quien lo conquistó para la causa, como también sumó al movimiento a Ramón Mella y a otros jóvenes en la primera mitad del siglo XIX, cuando la parte este de la isla de Santo Domingo era dominada por el gobierno haitiano, que la había ocupado en febrero de 1822, bajo el mando de Jean Pierre Boyer.
En 1843, Duarte se exilió por temor a ser apresado y Sánchez asumió la dirección del movimiento independentista. Entonces presidió las reuniones del grupo y amplió contactos con representantes de sectores importantes de la ciudad, con la colaboración de Mella.
El historiador Frank Moya Pons relata en su Manual de historia dominicana que Sánchez logró escapar de la persecución haitiana “fingiéndose enfermo y simulando, con la ayuda de amigos no comprometidos públicamente, su muerte repentina”.
Posteriormente, Sánchez participó en la redacción del manifiesto del 16 de enero de 1844, en el cual los trinitarios y aliados invitaban a la población a rebelarse contra los haitianos, después de detallar los agravios padecidos por la sociedad durante dos décadas de dominación extranjera.
Firmeza del prócer
Por el rol desempeñado en momentos fundamentales, la historia le ha reservado a Sánchez una notable posición como uno de los padres de la patria. Aunque no formó parte del grupo fundador de La Trinitaria, fue un compañero de lucha esforzado y confiable de Duarte y se convirtió en jefe militar y político del movimiento separatista.
Sánchez (1817-1861) leyó la proclama que declaró el nacimiento de la República Dominicana el 27 de febrero de 1844, y posteriormente, presidió por poco tiempo el gobierno provisional, hasta que fue desplazado por Tomás Bobadilla.

Con firmes palabras que registró la historia, Sánchez proclamó la independencia: “¡Separación, Dios, patria y libertad, República Dominicana!”, gritó y enseguida izó la nueva bandera y ordenó el toque de una diana.

La proclamación separatista

La noche del 27 de febrero de 1844, una vez Mella disparó su trabuco, parado en lo alto del baluarte del Conde, Sánchez proclamó la independencia: “¡Separación, Dios, patria y libertad, República Dominicana!”, gritó y enseguida izó la nueva bandera y ordenó el toque de una diana.
Ese mismo día, antes de que se produjera la declaración separatista, Sánchez fue elegido por sus compañeros de La Trinitaria comandante en armas y presidente de la Junta Gubernativa de la naciente república.
Aunque el mando de la insurrección lo encabezaba Sánchez e integraban otros del movimiento, los independentistas no pudieron sostenerse en el poder.
Poco después Tomás Bobadilla fue elegido presidente de la Junta Central Gubernativa (el gobierno de entonces) en lugar de Sánchez, con lo que se desmoronó el plan de los trinitarios de mantener el control político de la naciente República Dominicana.
Así, Bobadilla inició como gobernante una nueva etapa de la historia del país, aunque había contribuido a mantener la dominación haitiana de 22 años, como funcionario del régimen de Boyer.
Pedro Santana, quien desplazó a Bobadilla como jefe de la Junta Gubernativa, declaró traidores e infieles a la patria y desterró a Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y a Ramón Mella. Lo mismo hizo con los comandantes Pedro Pina, Gregorio del Valle y Juan Jiménez, al capitán J. J. Illas y a Juan Isidro Pérez, según la resolución de la Junta Central Gubernativa del 22 de agosto de 1844.
Con la amnistía dispuesta por el presidente Manuel Jimenes, en 1848 Sánchez pudo regresar al país, y en la siguiente década desempeñó diversos cargos públicos.

Sánchez y su grupo de rebeldes fueron apresados y trasladados a San Juan de la Maguana, donde fueron juzgados y condenados a muerte. En el juicio, el patricio exclamó: “Para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez”.

Exilios y fusilamiento
En abril de 1855 Sánchez fue enviado al exilio en Curazao y regresó en agosto de 1856. Las pretensiones de Santana de anexar la República Dominicana a España lo enfrentaron con Sánchez, quien se le oponía. En consecuencia, en agosto de 1859 el patriota fue encarcelado y desterrado de nuevo.
Desde su ostracismo y sin tener recursos económicos, mantuvo su oposición al proyecto anexionista. Luego Sánchez viajó hacia Haití e intentó persuadir al presidente haitiano Fabre Geffrard para que lo apoyara, a fin de invadir el territorio dominicano para evitar la anexión a España.
El 1 de junio de 1861, Sánchez entró al país por la frontera, encabezando una expedición que buscaba restaurar la república. Cruzó por Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercado, donde cayó en una emboscada y fue herido.
Sánchez y su grupo de rebeldes fueron apresados y trasladados a San Juan de la Maguana, donde fueron juzgados y condenados a muerte. En el juicio, el patricio exclamó: “Para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez”.
Antes de ser fusilado, Sánchez le pidió a un amigo que le dijera a la juventud dominicana: “...que yo al instante de morir, aludiendo a la República, digo (como el héroe polaco Tadeusz) Kosciuszko, finis poloniae”.
Los restos del Sánchez, quien comulgó antes de ser fusilado en el cementerio de San Juan de la Maguana, reposan en el mausoleo del Altar de la Patria, junto con los de Duarte y Mella, en el mismo lugar donde fue proclamada la Independencia.
Orígenes y personalidad
Nacido el 9 de marzo de 1817 en Santo Domingo, era hijo de Narciso Sánchez Ramón y de Olaya del Rosario de Belén.
Fue el primogénito de once hermanos, de los cuales también se destacó Socorro Sánchez. Además, era sobrino de la heroína independentista María Trinidad Sánchez, fusilada el 27 de febrero de 1845, durante el gobierno de Pedro Santana.
Su educación fue primeramente orientada por su madre y después por el cura peruano Gaspar Hernández, que fortaleció el espíritu patriótico de Sánchez, un autodidacta que llegó a dominar el francés y el latín y se dio a conocer como abogado.
Sánchez, quien tuvo varios hijos, fue descrito por el historiador Ramón Lugo Lovatón como un hombre espigado, de singular apostura, fino trato, educación y modo de hablar esmerados, que tocaba varios instrumentos musicales y recitaba poesía y conquistó el corazón de la curazoleña Leoncia Rodríguez, con quien tuvo descendencia. Sus habilidades le abrieron las puertas en Curazao, donde vivió uno de sus exilios y era maestro de castellano.





Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario