Orden de Trump en “catch and release” busca retener a inmigrantes, pero faltan recursos para su plan

Hace menos de tres semanas el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que afecta directamente a los indocumentados recién llegados detenidos en la frontera que buscan algún tipo de alivio migratorio como el asilo, que huyen de la violencia de sus países.

La práctica conocida como “catch and release” (detener y liberar), permitía que quienes demostraran una razón válida para quedarse en el país podían ser liberadas y enfrentar sus procesos en las cortes, fuera de los centros de detención.

Y aunque la nueva normativa deja sin piso ese beneficio y ordena que todos los indocumentados arrestados al cruzarse sean privados de la libertad, mientras un juez toma una decición sobre sus casos, expertos coinciden en que su aplicación no se dará de la noche a la mañana, ante todo por falta de recursos.

Así lo aseguró el abogado de Caridades Católicas, John Travis, quien comentó que todavía es muy pronto para saber cuáles serán los efectos de la orden de Trump sobre “catch and release”, y advirtió que las cortes tienen demasiados casos represados y no existen suficientes centros de detención para poder albergar a todos los indocumentados que cruzan.

“Tuve la oportunidad en mayo de ir a trabajar con mujeres y niños que habían cruzado la frontera recientemente, y el proceso era que cuando ellas caían con migración les tenían que dar una entrevista a futuro, si un oficial determinaba que ellas tenían un temor creíble de regresar a sus países, y si posiblemente calificaban para asilo, les permitían salir de detención con una fianza o un grillete electrónico y despues podían ir a la parte del país donde iban y luego allí pelear su caso de inmigracion, pero ahora ya no será así”, comentó el asesor legal.

En la orden firmada por Trump, el mandatario instruyó al jefe del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly “que adopte todas las medidas apropiadas para asegurar la detención de extranjeros aprehendidos por violaciones a las leyes de inmigración, y que permanecen en espera del resultado de su proceso de deportación en la medida que la ley lo permita”, pero los cambios serán costosos y se anticipan muchos desafíos legales.

Según el Center for American Progress de Washington, la implementación de la nueva orden sobre “catch and release” necesitaría de una inversión aproximada de $9,000 millones en la próxima década.

Elana Rodman, asistente legal de Caridades Católicas, coincide con Travis y asegura que habrá que esperar cómo las autoridades de Inmigración asumen la nueva orden, pero desde ya anticipa que disminuirán los casos en los que los indocumentados que recién cruzan puedan esperar las respuestas de beneficios de asilo fuera de detención.

“Es demasiado pronto para decir exactamente como esto va a afectar a las personas en la frontera. Creo que la respuesta específica será que probablemente no habrá libertad condicional o será mucho menos frecuente, menos a menudo personas liberadas por su propio compromiso o con permiso de salir bajo fianza”, comentó la experta, al tiempo que aclaró que a pesar de la orden de Trump existen excepciones que ya dependerán de cada caso en particular.

“Insto a las personas a no seguir las explicaciones simples que vean impresas, sino a consultar con un abogado de inmigración sobre sus propias situaciones individuales”, comentó la delegada de Caridades Católicas.

El año pasado unos 60,000 menores no acompañados que cruzaron la frontera fueron detenidos por las autoridades de Inmigración, al igual que unas 80,000 familias que principalmente provenían de países de Centroamérica huyendo de la violencia.
Aunque varios de ellos pudieron acogerse a solicitudes de asilo fuera de centros de detención bajo el gobierno Obama, ahora el aumento de deportaciones para muchos de los recién llegados parece más probable.

Mientras se conoce el efecto de la nueva orden, se esperan batallas legales, ya que en opinión de muchos expertos, la nueva orden, entre otras cosas, violaría las obligaciones de Estados Unidos de proveer ayuda bajo la Convención de Refugiados de Naciones Unidas.

Datos

408,870 inducumentados fueros detenidos en el 2016 en la frontera

218,110, más del 50%, provenían de una variedad de países y regiones de Centroamérica

190,170 eran mexicanos

60,000 menores sin acompañanante fueron detenidos en la frontera el año pasado

80,000 familias provenientes principalmente de Centroamérica fueron aprehendidas en la frontera

41,000 personas estaban detenidas en los centros de Inmigración y Detención de (ICE) a finales del 2016.

Entre 31,000 y 34,000 es el promedio de incodumentados en esos lugares.

$9,000 millones en un período de 10 años podría costar la implementación de la orden ejecutiva de Trump

533,000 casos de indocumentados está represados en las cortes

11 millones de indocumentados se estima viven en Estados Unidos

3 millones con historial criminal serán el objetivo inicial del gobierno Trump para deportar

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario