"Día sin inmigrantes" en EE.UU.

WASHINGTON. Negocios de todo EE.UU. cerraron hoy por la protesta del “Día sin inmigrantes”, un espontáneo boicot contra la políticas migratorias del presidente Donald Trump que ha contado con el apoyo de empresarios y vecinos en numerosos puntos del país.
Un gran número de empresas de construcción, restaurantes, servicios de cuidado de niños o supermercados cerraron hoy sus puertas para demostrar a Trump que, sin el trabajo inmigrante, Estados Unidos quedaría paralizado y sus comunidades privadas de una parte integral de su vida diaria.
Inmigrantes en ciudades como Washington, Boston, Filadelfia o Los Ángeles abandonaron sus puestos de trabajo, se negaron a comprar o a tomar el transporte público, para disociarse por un día de la economía estadounidense y demostrar su importancia.
“Es una protesta de ausencia, no de presencia. Algo puede tener tanto o más impacto que una marcha al uso”, explicó hoy a Efe el profesor de Sociología de la Universidad Americana, Ernesto Castañeda, en Mount Pleasant, el barrio hispano de Washington por excelencia.
En la capital estadounidense, inmigrantes salvadoreños, colombianos, indios o coreanos se sumaron a una huelga nacida de manera espontánea para protestar contra las medidas de Trump que quieren poner fin a las llamadas “ciudades santuario”, acelerar las deportaciones de indocumentados y prohibir la entrada a refugiados.
Mount Pleasant era hoy un barrio en silencio, solo interrumpido por los asistentes a “La Casa”, un centro comunitario donde se ha aprovechado el parón laboral para explicar a los inmigrantes sus derechos si son detenidos o interrogados en las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que se han intensificado.
Algunos supermercados colgaban hoy el cartel de “cerrado por huelga general”, mientras que los colegios han recibido hoy masivas llamadas de padres reportando que sus hijos (nacidos o educados en Estados Unidos pero de raíces inmigrantes) se encuentran enfermos y no asistirán a la escuela.
“He traído a mi hija para que aprenda que hay que luchar para que se nos respete”, señaló una dominicana que quiere mantener su nombre en el anonimato y que fue a “La Casa” con su hija, una estudiante de primaria que se maneja mejor con el inglés que con el español.
Inmigrantes en huelga para demostrar a Trump que son indispensables
Según la emisora de radio local WAMU, al menos dos escuelas bilingües de Washington han cerrado hoy en Washington por un acuerdo entre padres, maestros y empleados, quienes llevan su carácter de inmigrante como una medalla.
Edwin Fernández y sus cinco compañeros (como él, centroamericanos) que trabajan en un puesto de comida rápida no acudieron hoy a trabajar y, según cuenta, el dueño del negocio fue el primero que les preguntó si querían cerrar para protestar contra Trump.
El famoso restaurador español José Andrés decidió cerrar hoy la mayoría de sus restaurantes en la zona metropolitana de Washington, locales muy populares y situados en puntos de gran circulación de personas.
“En solidaridad con los muchos inmigrantes en nuestra plantilla que se han mostrado deseosos de participar en el Día sin Inmigrantes, ThinkFoodGroup cerrará la mayoría de sus restaurantes en la zona de Washington”, explicó la empresa de Jose Andrés en un comunicado.
Fuera de Washington, hubo actos de protestas en numerosos puntos del país, como en Massachusetts, donde el Museo Davis, en la Universidad Wellesley, descolgará o ocultará 120 obras, el 20 % de su colección permanente, que han sido creadas o donadas por inmigrantes.
En Los Ángeles (California), las escuelas han pedido a los alumnos y profesores a no ausentarse masivamente, ya que podría paralizar todo el sistema público de enseñanza.
Inmigrantes en huelga para demostrar a Trump que son indispensables
Según la Oficina del Censo, Estados Unidos ha visto un crecimiento histórico de población inmigrante y, según los datos más recientes de 2013, un 13 % nació en el extranjero, equivalente a más de 41 millones de personas.
Ese número es aún mayor si se incluyen los nacidos en Estados Unidos de padres inmigrantes, cuyo carácter ha quedado definido irremediablemente por los vínculos a dos o más países y la diversidad cultural.
Trump ha firmado una orden ejecutiva para privar de fondos a las ciudades que deciden no utilizar sus recursos de seguridad para colaborar con las autoridades federales, encargadas de inmigración, y entregar a los indocumentados que viven en sus vecindarios.
Decenas de alcaldes de las principales ciudades del país se han negado a ceder y comprobar el estatus migratorio de sus vecinos o entregarlos a las autoridades migratorias, por temor a crear un ambiente de paranoia que paralice sus comunidades por el miedo.
Además, Trump ha pedido reforzar las agencias del Departamento de Seguridad Nacional encargadas de deportar a inmigrantes, algo que ya ha comenzado con el aumento de las redadas del ICE de todo el país, que ha afectado no solo a personas con antecedentes, sino a inmigrantes con faltas leves o sin ninguna deuda con la ley.
La orden de acelerar la construcción de un muro en la frontera con México o la suspensión del programa de refugiados o de la emisión de visado en siete países (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen) de mayoría musulmana también se han sumado a las razones que han puesto a inmigrantes y estadounidenses en pie de guerra contra Trump.


Restaurantes y otros negocios en todo EE.UU. cerraron sus puertas el jueves en apoyo del "Día sin inmigrantes", un movimiento nacional que protesta las reformas inmigratorias del presidente Donald Trump y destaca las contribuciones de la comunidad de inmigrantes al país.
La noticia de la protesta se ha extendido rápidamente a través de los mensajes de boca en boca y las redes sociales bajo el hashtag #ADayWithoutImmigrants, pidiendo a los participantes no ir al trabajo y a la escuela, cerrar negocios y evitar hacer compras. Un mensaje en Facebook dirigido al presidente Donald Trump dice: "Señor Presidente, sin nosotros y nuestras contribuciones el país estará paralizado".
Un café vietnamita y una lavandería cerrados en el "Día sin inmigrantes" (Crédito:Drew Angerer/Getty Images)
Un café vietnamita y una lavandería cerrados en el "Día sin inmigrantes" (Crédito:Drew Angerer/Getty Images)
"Si cientos de miles de inmigrantes se quedaran en casa, la ciudad de Nueva York se apagaría", dijo Thanu Yakupitiyage, gerente de comunicaciones de la Coalición de Inmigración de Nueva York.
A lo largo de Estados Unidos, muchas industrias importantes sentirían ese dolor también. Eso es especialmente cierto para el sector de los restaurantes, en la que los trabajadores nacidos en el extranjero proporcionan la gran mayoría de la mano de obra.
En 2015, 7,1 millones de trabajadores de restaurantes en Estados Unidos eran inmigrantes, frente a 5,1 millones nacidos en el país, según el más reciente informe de la Oficina de Estadísticas Laborales. Y el análisis realizado por Pew Research reveló que alrededor de 1,1 millones de trabajadores de la industria eran indocumentados en 2014. Eso hace que la industria sea la segunda tras la construcción cuando se trata de confiar en trabajadores indocumentados.
inmigrantes-indocumentados-eeuu

"Los inmigrantes son el alma de la industria de restaurantes", dijo Saru Jayaraman, cofundador de Restaurant Opportunities Centers United (ROC), grupo nacional de apoyo para los trabajadores de restaurantes con sede en Nueva York.
ROC recientemente ayudó a lanzar el llamado movimiento de restaurantes santuarios en el que cientos de chefs se han comprometido a crear entornos de trabajo seguros para los trabajadores vulnerables, incluidos los indocumentados, personas LGBT, musulmanes y discapacitados. ROC también proporciona asistencia legal a los trabajadores que se sienten amenazados o maltratados en el trabajo.
El chef y celebridad Mario Batali, tuiteó que su abastecedor italiano Eataly y otros restaurantes permanecerían abiertos, pero él apoyaría a cualquier trabajador que eligió no trabajar el jueves.



We apologize for any delay tomorrow. We are an immigrant company & support any employees participating in the strike 

Pedimos disculpas por cualquier retraso mañana. Somos una empresa inmigrante y apoyamos a todos los empleados que participan en la huelga #DayWithoutImmigrants
El propietario de restaurantes e inmigrante mexicano Uzziel Arias dijo que cerrará las cuatro ubicaciones de Los Charrito en Nueva Jersey. Los Charritos emplea a cerca de 60 personas, todas ellas inmigrantes o descendientes de inmigrantes, dijo Arias. Planea pagar a todos el sueldo de su día normal el jueves. Estima una pérdida de alrededor de 20.000 dólares en ingresos.
"Debido a la economía en este momento, lo último que deberíamos hacer es cerrar el negocio", dijo Arias, "Pero hacer lo que crees es más importante que todo el dinero del mundo".
El famoso chef José Andrés, un inmigrante de España, anunció que también cerrará sus cinco locales. Andrés está actualmente involucrado en una batalla legal con Trump por un arrendamiento de restaurante en el Hotel Trump International.
"Nos damos cuenta de que no es mi restaurante, también es su restaurante", dijo Andrés. Él estima que su grupo de restaurantes perderá cerca de 100.000 dólares desde el cierre del jueves, pero dijo que esta era una oportunidad para sentirse "orgulloso" y "empoderado".
"Un grupo de personas que no tienen voz han encontrado su voz desde abajo", dijo Andrés.

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario