Historia: Emilio Prud Homme Autor y el compositor Jose Reyes del Himno Nacional Dominicano



Partitura para Canto y piano del Himno Nacional.PNG

Himno nacional de la República Dominicana

Himno

Partitura para Canto y Piano del Himno Nacional
Información general
Himno Nacional de Bandera de la República Dominicana República Dominicana
Letra Emilio Prud’Homme
Música José Reyes
Adoptado 30 de Mayo de 1934
Multimedia
Himno Nacional de la República Dominicana
0:00

El himno nacional de la República Dominicana es la composición musical patriótica que representa al país y que, junto con la bandera y el escudo, tiene la categoría de símbolo patrio. Su letra fue compuesta por Emilio Prud’Homme y la partitura musical del Himno fue creada por el Maestro José Reyes en 1883, quien le pidió a Prud'Homme que escribiera unos versos patrióticos que acompañaran sus compases.
Este himno se interpretó por primera vez el 17 de agosto de 1883,1 en los salones de la Respetable Logia Esperanza Nº. 9,2 localizada en La Casa de Las Gárgolas, Calle Las Mercedes No. 4, en la ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana. La segunda ciudad donde pudieron escucharse las notas musicales del himno nacional dominicano fue Azua.
La música tuvo un éxito instantáneo, de tal forma que cuando los restos del libertador de la República Dominicana, Juan Pablo Duarte, fueron traídos desde Venezuela en 1884, se escogió la música compuesta por el maestro Reyes.1
Con las letras no sucedió lo mismo. Las letras de Emilio Prud’Homme contenían errores en referencias históricas y algunos defectos de métrica. Varios intelectuales dominicanos de la época criticaron esas letras e incluso escribieron nuevos versos que acompañaran la música del himno. En 1897, Emilio prudentemente presentó de forma pública una versión corregida de sus letras originales, que terminó con los debates y fue aceptada por todos. Son las letras actuales del himno. Ese mismo año, el presidente Ulises Heureaux envió un proyecto de ley al Congreso para adoptar como el himno nacional dominicano, y se comenzó a usar en todas las ocasiones oficiales, pero Heureaux fue asesinado en 1899 antes de tener ocasión de promulgarlo.
La extraordinaria convulsión política del inicio del siglo XX en la República Dominicana impidió que se tomaran acciones sobre los símbolos de la Patria. Pero en 1934, bajo el gobierno de Rafael Leónidas Trujillo, el Congreso adoptó la composición de Emilio Prud’Homme ("Himno Nacional") con la música de José Reyes como el Himno Nacional dominicano.2


Emilio Prud Homme
EMILIO PRUD ‘ HOMME ; MESES ANTES DE SU FALLECIMIENTO

Don Emilio Prud ’ Homme, autor de las letras de nuestro Himno Nacional Dominicano, ya un anciano de 75 años , poco meses antes de morir. La foto fue tomada en el año 1931 en la calle Las Damas frente a la Casa de Bastidas en la capital dominicana .
Emilio Prud'homme junto a los líderes de la Junta Nacionalista Dominicana. De izquierda “


Imágenes de Nuestra Historia

Emilio Prud'Homme
Nace en Puerto Plata el 20 de agosto de 1856.
Autor y compositor de las letras del Himno Nacional Dominicano. Es considerado uno de los grandes aportadores de la identidad nacional dominicana y colaborador de los valores patrios y morales de República Dominicana.
Abogado , diputado en el Congreso Nacional y también "Secretario de Justicia e Instrucción Pública" durante el gobierno de Francisco Henríquez y Carvajal. Prud'Homme se opuso rotundamente a la Intervención Militar Norteamericana (1916-1924). Como consecuencia de esto Prud'Homme tuvo que abandonar por un largo tiempo el magisterio y entonces se dedicó a ejercer la carrera de abogado.
La mayoría de sus obras literarias estuvo dirigida a la exaltación de los valores patrióticos, el respeto y amor a la soberanía y a la defensa de la Independencia Nacional.
Su obra maestra, con la cual ha sido reconocido como uno de los grandes ilustres compositores dominicanos[cita requerida] ha sido la letra del himno nacional, escrito por él mismo en 1883, con música de José Reyes. Emilio Prud'Homme lo corrigió en 1897, cuando se usó por primera vez en actos oficiales del país. A medida que iba pasando el tiempo el himno nacional era cada vez más reconocido en todo el territorio nacional, pero no fue hasta el año 1934 en que el Dictador Rafael Leonidas Trujillo lo consagra como Símbolo nacional e hizo obligatorio que el pueblo le rindiera culto u homenaje.

Prud'Homme falleció a los 76 años , el 21 de julio 1932, en la ciudad de Santo Domingo.

Entre sus composiciones se encuentran
• "El 16 de agosto".
• "A la juventud dominicana".
• "A mi Patria".
• "Déjame soñar".
• "Mi tierra mía".
• "Himno Nacional Dominicano".
• "Gloria a la idea".
• "Contra hibridismo".
• "A Bolívar".
• "Canto a América"
Fuente : AGN / Wikipedia / Imágenes de Nuestra Historia




Jose Reyes

José Reyes (compositor)

José Rufino Reyes y Siancas (Santo Domingo, República Dominicana, 15 de noviembre de 1835 - 31 de enero de 1905) fue un músico dominicano. Hijo de Rafael Reyes, un comerciante detallista pobre y de María Merced Siancas. Vivió durante mucho tiempo en un bohío de la actual calle Arzobispo Nouel. Su formación fue autodidacta. En 1885 participó como soldado en la tercera campaña de la Independencia. Estudió música con el director de la banda militar, Juan Bautista Alfonseca. Aprendió varios instrumentos musicales, en especial el violonchelo.1
Entre sus obras se encuentra la composición de mazurcas, valses, pasodobles y un himno. También, escribió música laica y religiosa, en gran parte inédita, debido a su carácter modesto y poseer una fuerte autocrítica que le impidió darlas a conocer más allá de unas pocas misas.
En 1882, llevó al pentagrama su himno con estrofas compuestas por César Nicolás Penson, Francisco Henríquez y Carvajal, José Dubeau, José Joaquín Pérez y Emilio Prud’Homme. Al año siguiente lo estrenó, el 17 de agosto,2 en la celebración del XX aniversario de la Restauración de la República con letra de Emilio Prud’Homme, durante el acto lírico celebrado en la logia La Esperanza. Volvió a ser interpretado el 27 de febrero de 1884 en el homenaje a Juan Pablo Duarte celebrado en el teatro La República con motivo de la llegada al país de los restos del patriota, que fueron depositados en la Capilla de los Inmortales.1
En 1885, recibió la aceptación del público cuando fue ejecutado por la banda militar del maestro Betances, en la Plaza de la Catedral y su popularidad fue mayor en el cincuentenario de la República. En 1896 fue propuesto para himno nacional. En 1897 fue tocado nuevamente en la inauguración del ferrocarril Puerto Plata-Santiago, en el Cibao. Durante el gobierno de Ulises Heureaux hubo una disputa periodística por el himno nacional que propuso eliminar la letra, lo que motivó a que el Congreso Nacional dictara la ley de aprobación del texto original completo. Se desconocen los motivos que impidieron que la ley fuera promulgada por Heureaux.1
Murió el 31 de enero de 1905, sin poder ver oficializado el himno. Su fallecimiento provocó un gran pesar en el país. Sus restos mortales fueron despedidos por las palabras de Federico Henríquez y Carvajal. En 1916, el Congreso Nacional hizo un nuevo intento sin resultados por oficializar el himno, lo que finalmente se logró el 3 de mayo de 1934, por un mensaje enviado al Congreso por el dictador Rafael Leonidas Trujillo. Días más tarde, el 30 de mayo se promulgó la Ley No. 700 que consagró como himno oficial de la República Dominicana al canto patriótico compuesto por José Reyes con letra de Emilio Prud’Homme.2 1

Letra oficial

Himno Nacional de la República Dominicana
Letra: Emilio Prud'Homme
Música: José Reyes

I
Quisqueyanos valientes, alcemos
Nuestro canto con viva emoción,
Y del mundo a la faz ostentemos
Nuestro invicto glorioso pendón.
II
¡Salve! el pueblo que, intrépido y fuerte,
A la guerra a morir se lanzó,
Cuando en bélico reto de muerte
Sus cadenas de esclavo rompió.
III
Ningún pueblo ser libre merece
Si es esclavo indolente y servil;
Si en su pecho la llama no crece
Que templó el heroísmo viril,
IV
Mas Quisqueya la indómita y brava
Siempre altiva la frente alzará;
Que si fuere mil veces esclava
Otras tantas ser libre sabrá.
V
Que si dolo y ardid la expusieron
De un intruso señor al desdén,
¡Las Carreras! ¡Beller!, campos fueron
Que cubiertos de gloria se ven.
VI
Que en la cima de heroíco baluarte
De los libres el verbo encarnó,
Donde el genio de Sánchez y Duarte
A ser libre o morir enseñó.
VII
Y si pudo inconsulto caudillo
De esas glorias el brillo empañar,
De la guerra se vio en Capotillo
La bandera de fuego ondear.
VIII
Y el incendio que atónito deja
De Castilla al soberbio León,
De las playas gloriosas le aleja
Donde flota el cruzado pendón.

IX
Compatriotas, mostremos erguida
Nuestra frente, orgullosos de hoy más;
Que Quisqueya será destruida
Pero sierva de nuevo, ¡jamás!
X
Que es santuario de amor cada pecho
Do la patria se siente vivir;
Y es su escudo invencible: el derecho;
Y es su lema: ser libre o morir.
XI
¡Libertad! que aún se yergue serena
La Victoria en su carro triunfal,
Y el clarín de la guerra aún resuena
Pregonando su gloria inmortal.
XII
¡Libertad! Que los ecos se agiten
Mientras llenos de noble ansiedad
Nuestros campos de gloria repiten
¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD!.

Primer Himno Dominicano

¡ Al arma, españoles !
¡ Volad a la lid !
¡ Decir por todo lo alto del cielo
"Vencer o morir"

Nobles hijos de Santo Domingo,
y las canas del mísero anciano,
y cuanto hay de sagrado en lo humano
ultrajó con orgullo procaz.

¡ Al arma, españoles !
¡ Volad a la lid !
¡ Tomad por divisa
"Vencer o morir" !

Mas hoy tiembla convulso, leyendo
de los cielos la justa sentencia,
y amenazan su odiosa existencia
diez mil lanzas que afila el honor.

¡ Compatriotas, el éxito es cierto !...
Libertad con valor conquistemos,
y el cruzado estandarte plantemos
del tirano en la oscura mansión.

¡ Al arma, españoles !
¡ Volad a la lid !
¡ Tomad por divisa
"Vencer o morir" !
Nota: Los habitantes de la parte este de la Isla de Santo Domingo eran llamados "españoles", ya que ésta era la parte que pertenecía a España como colonia, antes de la ocupación haitiana. El gentilicio "Dominicano" se usaría rutinariamente luego de la gesta de 27 de febrero de 1844, aunque "español" seguía siendo más popular. Tras concluir la guerra de Restauración de la República en 1865, el gentilicio "español" cayó en desuso. Posteriormente, Del Monte modificó los estribillos para que fuese: ¡Al arma, patriotas!
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario